El Sistema de Naciones Unidas en Guatemala expresó su preocupación por los incidentes ocurridos el sábado a raíz de las manifestaciones que piden una mayor transparencia y Estado de Derecho en el país.

En un comunicado emitido junto al grupo de donantes G13 (Alemania, Canadá, España, Estados Unidos, Francia, Italia, Reino Unido, Suiza, Suecia, la Unión Europea y la Unión de Estados Americanos), la ONU aseguró que es particularmente importante que todas las instituciones guatemaltecas dialoguen y trabajen de manera constructiva para fortalecer el Estado de Derecho y para aumentar la prosperidad en la nación y para sus ciudadanos.

“Compartimos el respeto al derecho a la expresión pública pacífica garantizado por la constitución guatemalteca. Ayer, la gran mayoría de los manifestantes ejercieron pacíficamente su derecho constitucional, pero la expresión de las propias ideas nunca debe convertirse en violencia. Apelamos al Gobierno de Guatemala a investigar los hechos del 21 de noviembre y responsabilizar a los culpables de la generación de violencia y/o del uso de la fuerza excesiva”, añade la declaración.

Las Naciones Unidas instaron a todos los guatemaltecos a unirse en búsqueda de soluciones concertadas, a abstenerse de lenguaje confrontativo y a aprovechar todas las oportunidades para lograr un diálogo inclusivo, y recordaron que el país sufre la pandemia de corononavirus al tiempo que miles de personas sufren el impacto del huracán Eta y Iota.

“Vemos positivo el anuncio del presidente Giammattei a iniciar un diálogo amplio y sincero con la sociedad civil y con los líderes empresariales para buscar consensos en los ajustes que sean necesarios en la ejecución del presupuesto 2021”, dijeron.

Tanto la ONU como los países e instituciones mencionados aseguraron estar dispuestos a apoyar el diálogo de cualquier manera posible.

Un violento fin de semana

Según informes de prensa, cientos de personas de manifestaron este domingo en la Plaza de la Constitución  de la capital contra el Gobierno de Guatemala. El sábado, los manifestantes quemaron una parte del edificio del congreso como parte de las protestas contra la aprobación de un presupuesto nacional que recortó fondos a la educación, la salud y la lucha contra los derechos humanos.

Presuntamente la policía disolvió con gases lacrimógenos a alrededor de 10.000 personas que protestaban pacíficamente. Varios policías y manifestantes resultaron heridos, y hay reportes de represión policial.