El dinero, procedente de un fondo de emergencia, es la primera asignación de fondos de las Naciones Unidas para para paliar los efectos de esta catástrofe natural para la que pide una contribución generosa de la comunidad internacional.

Con el objetivo de potenciar la respuesta humanitaria en Mozambique, Zimbabwe y Malawi tras el paso del ciclón tropical Idai, las Naciones Unidas han asignado este miércoles los primeros 20 millones de dólares de su Fondo Central para la Acción en Casos de Emergencia.

El Secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios, Mark Lowcock, señaló que la aportación “complementará los planes iniciales de los tres Gobiernos proporcionando asistencia vital a las comunidades afectadas, particularmente en materia de salud, seguridad alimentaria, protección, nutrición y educación».

Lowcock destacó que la asignación del Fondo Central es un primer paso, pero a todas luces “insuficiente para responder al incremento del volumen de necesidades previstas”, e instó a los donantes a que contribuir generosamente a la respuesta al ciclón Idai.

Mozambique

Hasta el momento la cifra de fallecidos es de al menos 202 personas, aunque las autoridades mozambiqueñas indican que podría superar el millar.

La noche del 14 al 15 de marzo, el ciclón tocó tierra cerca de la ciudad de Beira, en la provincia de Sofala, en el centro de Mozambique. Tras su impacto provocó una extensa destrucción en Beira, así como en partes de las provincias de Inhambane, Manica, Sofala, Tete y Zambezia, a medida que los niveles de los ríos subían y causaban nuevas inundaciones.

Cabe destacar que previamente al paso del meteoro se produjeron fuertes lluvias e inundaciones en los tres países, provocando el desplazamiento de miles de personas, la pérdida de vidas y la destrucción de bienes.

Zimbabwe

Pese a la dispersión de las lluvias en las provincias zimbabuenses de Manicaland y Masvingo, al este y el sureste del país respectivamente, el número de muertos supera ya la centena, el de heridos es superior a las doscientas personas y el de desaparecidos se sitúa en doscientos diecisiete.

A medida que se conozca el alcance de los daños provocados por el ciclón durante los próximos días, se prevé un aumento de estas cifras.

Se estima que en total más de 2500 hogares, entre 12.500 y 15.000 personas, están afectados. Sin embargo, todavía es difícil establecer una evaluación precisa del número de personas afectadas y desplazadas en este momento, ya que muchos distritos siguen siendo inaccesibles.

Casas, puentes y presas destruidas

La destrucción de viviendas en los distritos de Chimanimani, Mutasa, Mutare, Chipinge, Buhera, Chikomba, Gutu y Bikita sube hasta las 923. A esta cifra, hay que sumarle la destrucción de ocho puentes en Chimanimani y el desborde de una presa en Buhera.

El distrito más afectado es el de Chimanimani, situado en un área montañosa de la provincia de Manicaland, que continúa inaccesible, así como varios puntos del distrito de Chipinge. Las fuertes lluvias han dañado las carreteras y los principales puentes de acceso han sido arrastrados por el agua.

El desplazamiento de la población, junto a los daños en la infraestructura de abastecimiento de agua, aumenta el riesgo de malaria, cólera y otras enfermedades diarreicas, así como la posibilidad de que se produzca un brote de enfermedades transmisibles. El Gobierno y sus socios vigilan de cerca la situación.

Malawi

El ciclón Idai afectó a más de 922.900 personas en Malawi y desplazó a un número superior a las 82.700. Hasta el momento se han registrado 56 muertos y 577 heridos.

En las zonas más afectadas, continúan las evaluaciones para identificar las necesidades y determinar el número de personas que necesitan asistencia humanitaria inmediata.