Los talibanes anunciaron que no atacarían durante los tres días del final del Ramadán a menos que fuera para defenderse. El presidente del país ordenó a las fuerzas de seguridad mantenerse en paz en medio de una celebración opacada por los riesgos del coronavirus. Oficiales de la ONU llaman a que el cese el fuego sea permanente.

El Secretario General de la ONU acogió con beneplácito el anuncio del gobierno afgano y los talibanes de un alto el fuego para marcar el final del Ramadán, el mes sagrado de ayuno para los musulmanes de todo el mundo.

Horas antes de que comenzara el festival de tres días de Eid al-Fitr, los militantes talibanes hicieron la inesperada declaración de que atacarían solo como acto de defensa. El presidente Ashraf Ghani dio la bienvenida a la medida poco después, y emitió un comunicado diciendo que las fuerzas de seguridad y de defensa evitarían los ataques.

Es la segunda vez que se acuerda un breve alto el fuego en casi 20 años desde que los extremistas talibanes fueron removidos del poder luego de la invasión liderada por Estados Unidos. En la primera ocasión hubo un regocijo generalizado también para marcar el final del Ramadán, en 2018, cuando los combatientes talibanes se mezclaron en la capital y en otros lugares, abrazándose y enviando “selfis” a las fuerzas de seguridad.

Pero esta vez, se ha ordenado a los combatientes que no entren en territorio controlado por el gobierno.

La tregua se produce después de una escalada en los ataques talibanes en las últimas semanas en el contexto de los esfuerzos de paz estancados y la violencia de otros elementos extremistas, incluido el ISIS.

En un discurso a la nación después de las oraciones de Eid el domingo, el presidente Ghani anunció un nuevo «paso adelante» para acelerar la liberación de los prisioneros talibanes; algo que ha sido un obstáculo en los esfuerzos para finalmente llevar a las partes a conversaciones directas, luego de un acuerdo entre Estados Unidos y los talibanes firmado en febrero.

Una oportunidad

«El Secretario General insta a todas las partes interesadas a aprovechar esta oportunidad y abrazar un proceso de paz liderado y de propiedad afgana», expresó el portavoz de la ONU, en una declaración publicada el sábado por la noche.

“Solo un acuerdo de paz puede poner fin al sufrimiento en Afganistán. Las Naciones Unidas se comprometen a apoyar al pueblo y al Gobierno de Afganistán en este importante esfuerzo”, dijo António Guterres.

La Misión de Asistencia de la ONU en Afganistán (UNAMA), también acogió con beneplácito la medida, diciendo en Twitter que “el pueblo afgano merece un respiro de la violencia. La ONU insta a las partes a respetar el alto de la lucha y buscar con urgencia que sea permanente. Las negociaciones de paz deben comenzar «.

Poderosa «razón para tener esperanza»

La jefa de la misión, y la Representante Especial de la ONU, Deborah Lyons, quien asumió el cargo el mes pasado, declaró que el cese al fuego es una «razón para tener esperanza» y un movimiento bienvenido.

Lyons se hizo eco de llamada del Secretario General de la ONU para un alto el fuego mientras se combate «al nuevo enemigo», el COVID-19.

Los casos en Afganistán, según las últimas cifras de la Organización Mundial de la Salud, ascienden a más de 9.860, con 211 muertes registradas.

«Dejemos que la sabiduría y la compasión durante Eid, convenzan a todos de hacer esto permanente y avanzar a las conversaciones de paz», tuiteó.

El viernes, había transmitido los cálidos deseos de la ONU a todos los afganos con motivo del final del Ramadán, con la esperanza de que «todas las familias puedan celebrar este momento importante en paz».

“Insto a todos aquellos en posiciones de poder a hacer todo lo posible para detener la violencia y respetar este tiempo de reflexión y tolerancia. Este año, COVID-19 presenta un nuevo desafío para el país, incluyendo eventos durante Eid cuando las familias extendidas normalmente se reunían para celebrar «, dijo, alentando a todos» a tomar las medidas preventivas necesarias para protegerse a sí mismos, a sus seres queridos y a la comunidad «.

Una medida permanente

La jefa de Asuntos Políticos y de Consolidación de la Paz de la ONU, Rosemary DiCarlo, también agregó su voz en Twitter: «Espero fervientemente que las partes puedan acordar el cese al fuego permanente y avanzar decisivamente hacia un acuerdo político».