El diputado Feliciano Flores Anguiano (Morena), presidente de la Comisión de Recursos Hidráulicos, Agua Potable y Saneamiento, señaló que es necesario impulsar la nueva ley general del agua para establecer medidas de saneamiento; optimizar su uso y tener alternativas a fin de evitar extraerla del subsuelo, además de sancionar su contaminación y el robo.

“Estamos trabajando a marchas forzadas para construir la ley general de aguas, presentarla, dictaminarla”, tener a finales de abril el primer borrador y llevarla en septiembre al Pleno.

El nuevo ordenamiento coadyuvará a evitar la contaminación y fortalecer su saneamiento; optimizar su uso y aprovechamiento; aportar alternativas para obtenerla por otros métodos, por ejemplo, desalarla; tomarla de la atmósfera o retenerla en ciertas partes.

Consideró que la contaminación “es general y cada día se contamina más el líquido subterráneo, de ríos, mares, lagos y pozos. Es un problema que va creciendo”.

Durante una reunión de trabajo, el legislador señaló que en un estudio de la organización “Cántaro Azul” se encontró entre los principales contaminantes del agua la bacteria E.coli, manganeso, hierro, arsénico y flúor.

Manifestó que la nueva ley permitirá corregir este problema, mediante el mejoramiento de redes de agua, drenajes, tratamiento, saneamiento, reutilización, reciclaje y optimización por medio de tecnologías para riego o la industria.

Dijo que los tres órdenes de gobierno, especialmente el federal, deben invertir en este sector, porque en los últimos años se ha invertido menos en el tema y hay desequilibrios en la distribución, aprovechamiento y derrama económica.

La nueva ley general de aguas permitirá corregir esta situación, dijo, pero va a depender de que las autoridades la apliquen de inmediato y, de esa manera, paulatinamente en 10 años estaríamos en condiciones de tener niveles óptimos”.

El diputado Jesús Salvador Minor Mora (Morena) afirmó que se debe dar prioridad a las zonas rurales del norte del país, a donde no llega agua por falta de dinero. Denunció que hay empresas cerveceras norteamericanas instaladas en esos estados a las que se les ha provisto del servicio, “pero el recurso se queda en otras manos”.

El legislador Casimiro Zamora Valdez (Morena) señaló que la nueva ley no va a solucionar todo sin un presupuesto que encaje en las necesidades del uso del agua. Además, aseveró, los organismos operadores del agua deben utilizar los recursos con transparencia.

Del mismo partido, el diputado Javier Salinas Narváez planteó que la nueva normatividad debe tener la perspectiva del derecho humano al agua de calidad, pues en las regiones más pobres su falta de sanidad se refleja en enfermedades, así como establecer controles y sanciones por contaminarla.

De Encuentro Social, el diputado Francisco Javier Saldívar Camacho planteó abordar el problema del “huachicoleo del agua” y tipificarlo como delito mayor porque en muchas comunidades se realiza esta actividad que, al perforar las tuberías, contamina el líquido que beben los habitantes.

También de Morena, el legislador Francisco Javier Borrego Adame manifestó que la ley general de aguas requiere incluir el abastecimiento nacional y aportar medidas para frenar su contaminación, “no dejar fuera el tema del huachicoleo y la corrupción, donde unos cuantos “hacen el abuso del líquido para fines propios y enriquecerse a costillas de los pobres del país”.

Presentación

Yussef Abud Russel, de la Fundación “Cántaro Azul”, presentó el estudio “Brecha de desigualdad en el acceso a servicios básicos de agua, higiene y saneamiento”, donde se indica que, en 2014, en 300 localidades rurales de 29 estados del país, se detectaron sustancias que superan los límites máximos permisibles por la normatividad (127-SSA), lo que representa un riesgo de salud.

De acuerdo con ello, en 41 por ciento de las muestras detectaron E.coli fuera de la norma; en 71 por ciento, se encontró manganeso; hierro en el 37 por ciento; arsénico en el 19 por ciento y flúor en el 33 por ciento.

Derivado del análisis de dictámenes de calidad de agua en planteles escolares de seis estados de la república (Chihuahua, Durango, Guanajuato, San Luis Potosí, Sinaloa y Sonora), se detectó que más de 400 escuelas presentaron fluoruro fuera de la NOM 127. También se registraron residuos de arsénico, manganeso, sulfatos, nitratos, hierro, flúor y plomo.

Entre las enfermedades relacionadas con la carencia de servicios de calidad en agua y saneamiento y la presencia de sustancias dañinas se encuentran cáncer de piel, hígado, riñón y pulmones; malestares gastrointestinales, deshidratación, desnutrición, cólera y problemas reproductivos; limitantes en el desarrollo físico y cognitivo, además de rigidez esquelética.

Planteó la importancia de establecer en la ley general de aguas presupuestos claros y específicos para este problema. Destacó que es fundamental informar a la población sobre la situación del agua para poder tomar decisiones sólidas.