Este fin de semana finalizó la exposición El Antiguo Testamento y el arte novohispano en el Museo Nacional de San Carlos (MNSC), un recorrido que, a lo largo de 55 obras, descubrió una faceta poco conocida del arte virreinal.
Durante su estancia en el MNSC, del 25 de octubre de 2018 al 3 de marzo de 2019, la exposición fue visitada por nuevos públicos y deleitó a sus asiduos. Representó pasajes y personajes bíblicos precristianos de origen grecolatino y judeocristiano, además de la relación entre el Nuevo y Antiguo Testamento.
“Esta es la primera vez que visitamos el Museo Nacional de San Carlos. A mi hijo lo mandaron de la escuela, pero, aparte del mandato académico, la exposición nos ha parecido muy interesante”, señaló en entrevista Mauricio Téllez, quien asistió al cierre de la muestra.
Además, comentó que “también es la primera vez que veo una exposición de esta naturaleza. Nosha gustado porque está ilustrada con muchos detalles y con diferentes tipos de obras, pinturas, grabados en madera. Lo que veo positivo es que es un recorrido narrado para cada tipo de persona. Hay que leer, pero cada punto está explicado”.
Esta exposición, creada bajo la esencia del Antiguo Testamento, consiguió captar el interés de personas de distintas edades, pues Diego, hijo de Mauricio Téllez, también disfrutó de las obras. Expresó que “lo que más me llamó la atención fue la historia del Arca de la Alianza: el tema de que fue traída por gente de otro mundo me parece interesante”.
Los jóvenes fueron otro público recurrente en la muestra, algunos específicamente interesados en el arte virreinal: “Me llama la atención los toques cargados hacia el judaísmo. Poca gente sabe el entramado que existe entre tradiciones, que tanto la cristiana como la judía comparten los primeros cinco libros de la biblia”, señaló Edgar Fisher.
Y agregó: “Me pareció interesante desde el nombre de la exposición. Creo que, como un país culturalmente cristiano, es interesante conocer este tipo de temas no solo a nivel de creencia, sino de cultura general; conocer el simbolismo, las representaciones a través del arte, la historia detrás de las obras es fascinante: hay una, donde las hijas de Job lo están embriagando, lo cual tiene que ver con la destrucción”.
Además, la exposición recibió a diversas familias, como la de Oscar Martínez, quien acudió a la muestra para conocer más sobre el tema: “Me parece importante para que los mexicanos nos demos cuenta de lo que hay en nuestro país en cuestión de arte. La exposición nos ha gustado mucho, porque son temas que ignoramos. Toda la exposición es buena”.
La exposición El Antiguo Testamento y el arte novohispano estuvo integrada por lienzos, esculturas, relieves, trabajos de taracea y un biombo; además, incluyó obras de museos, templos y colecciones particulares de diversos rincones de la República Mexicana; tuvo incluso algunas primicias, como El Santísimo, obra que nunca se había expuesto.