La mejora en el acceso y la calidad de la educación superior mediante innovaciones en tecnología informática y estrategias de enseñanza-aprendizaje resulta primordial para mejorar la cobertura educativa a costos razonables, afirmó el doctor Eduardo Peñalosa Castro, rector de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Al participar –vía remota– en el Seminario Interinstitucional de Innovación Educativa explicó que la Casa abierta al tiempo imparte dos programas pilotos de licenciatura en modalidad semipresencial: en Administración y en Ingeniería en Computación, con apego a la Ley Orgánica de la institución que plantea explorar la formación innovadora mediada por tecnologías.

En la ponencia Perspectivas del uso de innovaciones en la educación superior. Análisis y propuesta en la UAM, el Rector General precisó la necesidad de una conceptualización de la enseñanza y el aprendizaje en la que los procesos de construcción y apropiación de conocimiento derivados de la acción del alumno sobre su realidad tengan un componente social, práctico y de servicio.

Para la adopción de esta modalidad existen obstáculos, pues algunos profesores que se encuentran en una zona de confort carecen de interés en incorporar recursos tecnológicos en la instrucción o desconocen sus posibilidades didácticas.

México ofrece una cobertura de educación superior de 39.7 por ciento –10 puntos por debajo del promedio de América Latina–, por lo que el país “tiene la necesidad de migrar a un sistema en el que tengamos más gente capacitada pues mientras mayor sea el nivel educativo mejor será la condición de vida de los mexicanos.

Para tal fin algunas propuestas favorecen la posibilidad de crear nuevas instituciones de educación superior, ampliar las existentes, emplear las capacidad instalada, mejorar la relación alumno profesor e instrumentar innovaciones que permitan ampliar la cobertura con calidad a costos accesibles.

Los alumnos en sistemas presenciales tienden a abandonar su proceso educativo con el 50 por ciento de créditos alcanzados, por lo que urge mejorar el aspecto sociológico, hacer talleres con los alumnos y sus familias para fomentar la autonomía, habilidades y estrategias de estudio, así como la integración con la escuela.

Los sistemas mediados por tecnologías o en línea tienen un nivel de deserción superior que aquellos presenciales o semipresenciales; así que para atender este problema es preciso que el alumno se sienta satisfecho, que sepa utilizar las herramientas tecnológicas y entienda la pertinencia de que lo que está aprendiendo es útil.

En la UAM proponemos el modelo mixto para incrementar la cobertura puesto que consideramos que en la educación es necesaria una dosis de presencia en la universidad, por lo que contemplamos que un día a la semana los alumnos interactúen con sus profesores y compañeros de clase, ya que las innovaciones en la educación pueden generar cambios en la forma de educar y de la vida de los alumnos, apuntó el Rector General de esta casa de estudios.

La instrumentación del modelo mixto como base para incrementar la cobertura educativa debe ser a partir de lo que se cuenta en la institución: el currículum es el plan de estudios, los cursos son semipresenciales y las actividades serán a través de las soluciones basados en problemas, proyectos y preguntas.

El modelo teórico a evaluar empíricamente incluye los niveles de gobierno, de estructura y nivel curricular, plan de estudios y el nivel de actividad, aspectos todos relacionados con los factores presenciales que la UAM debe preservar, concluyó en la actividad organizada por la Unidad Lerma, la Universidad de Guadalajara, a través de UDGVirtual, y el Instituto de Gestión del Conocimiento y del Aprendizaje en Ambientes Virtuales.