La gestión del agua requiere un enfoque integral y más participación ciudadana

Cultura

En México no hay escasez de agua, sino un “muy mal manejo” del recurso, cuyo manejo requiere un enfoque integral y una planeación con mayor participación ciudadana, además de supervisión de las acciones, afirmó el doctor Óscar Monroy Hermosillo, Profesor Distinguido de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).También destacó la necesidad de reservar el agua más limpia para el consumo humano –ya que es utilizada para la producción de alimentos o consumo directo– y disponer de sistemas eficientes y óptimos para el tratamiento del residual destinado a los ramos industrial, agrícola y municipal.
La distribución debiera mejorarse, ya que “estamos privilegiando el producto embotellado y se gasta 70 por ciento en agricultura, cuando el país ha perdido su capacidad en el campo”, sostuvo el académico del Departamento de Biotecnología de la Unidad Iztapalapa durante el Foro Interunidades. Gestión sostenible del agua.
En la Plenaria 1 Desde tu disciplina ¿Cuáles son los principales problemas de agua en México y cómo enfrentar su escasez y contaminación?, coordinada por el doctor Sergio Revah Moiseev, director de Apoyo a la Investigación de la UAM, la maestra Guadalupe Ramos Espinosa, académica del Departamento de Producción Agrícola y Animal de la Unidad Xochimilco, aseveró que no hay insuficiencia, sino más bien “estamos haciendo un mal manejo del recurso”, por lo que se debería tener un mejor aprovechamiento de la lluvia.
En el ámbito administrativo deben cuidarse los aspectos social, académico y gubernamental, pues los proyectos “son sexenales y aun cuando exista uno bueno de pronto es cortado, en demérito de la actividad, pues por mucho esfuerzo que hagamos no tendremos éxito”.
La doctora Claudia Rojas Serna, profesora del Departamento de Ingeniería de Procesos e Hidráulica de la Unidad Iztapalapa, afirmó que deben realizarse análisis sistemáticos de cada ciclo hidrológico para comprender la dinámica compleja y diversa de la situación.
La falta de una política que satisfaga las necesidades sociales provoca que este bien sea utilizado sólo para generar más ganancias a los dueños de empresas de los sectores agrícola e industrial que consumen mayores cantidades del recurso, además de contaminarlo, dijo el doctor Sergio Martínez Delgadillo, académico del Departamento de Ciencias Básicas de la Unidad Azcapotzalco.
“La escasez se agudiza por el problema de la falta de plantas de tratamiento de aguas residuales en todos los sectores, así como fugas de la potable y en drenajes”, lo que requiere medidas técnicas y legales para un manejo eficiente.
En el Auditorio Arquitecto Pedro Ramírez Vázquez de la Rectoría General de la UAM, la doctora Delia Montero Contreras, docente del Departamento de Economía de la Unidad Iztapalapa, refirió que uno de los problemas principales es la falta de claridad en los derechos de propiedad del líquido, porque no hay un control de cuánto extraen las empresas.
“El bien es de la nación y al concesionarlo se pierde el control”, por lo que hay un entramado muy complejo que vale la pena analizar en cuanto al tema, puntualizó la investigadora.
El reúso del líquido tratado sería una estrategia viable, sin embargo, de las 2,500 plantas que existen en el país sólo entre cinco y diez por ciento están operando y con una normatividad de tratamiento “muy vieja”, refirió el doctor Alfonso Espitia Cabrera, docente del Departamento de Energía de la Unidad Azcapotzalco.
El doctor Israel Labastida Núñez mencionó que su investigación está enfocada más a la potabilización que a las aguas residuales y ha encontrado que uno de los problemas que enfrentan muchos estados con explotación minera es la portación de arsénico y flúor, pues en algunos lugares dicho recurso sólo se clora y llega a los domicilios.
De ahí la urgencia de dar a conocer el trabajo de académicos e investigadores que abordan este tipo de asuntos y que pudieran incidir en la creación de más plantas potabilizadoras enfocadas a la remoción de este tipo de contaminantes.
El docente del Departamento de Energía de la Unidad Azcapotzalco abundó que durante una visita al Sistema Cutzamala, los operadores comentaron que los equipos de bombeo tienen muchos años y el mantenimiento se enfrenta al recorte presupuestal.
En el país hacen falta planes reactores de manejo y protección de ecosistemas acuáticos, refirió el doctor Alejandro Federico Alba Martínez, académico del Departamento Hidrobiología de la Unidad Iztapalapa.
Durante el Foro Interunidades. Gestión sostenible del agua los académicos también propusieron la elaboración de un Atlas de México que exponga los problemas del recurso y la extracción al realizar el llamado fracking, pero sobre todo que se difundan las indagaciones académicas en las que se proponen enfoques integrales a la problemática.
Otra propuesta fue poner tarifas en la Zona Metropolitana para que pague más quien más la usa, de esta manera se estaría tratando de evitar su desperdicio.
La doctora Eloísa Domínguez Mariani, profesora del Departamento de Recursos de la Tierra de la Unidad Lerma, y el doctor Monroy Hermosillo moderaron la Plenaria.