En menos de tres años, se celebrará por primera vez en la historia la Copa Mundial de la FIFA™ en un país árabe, con una economía que crece a gran velocidad y un área geográfica que no había sido tan reducida desde la edición inaugural del torneo en 1930. Como todo país anfitrión, Catar presenta retos comunes y específicos, así como oportunidades sin parangón de dejar un legado positivo que perdure en el tiempo una vez finalizado el torneo.

El camino hacia esa meta tan ambiciosa se inició hace cinco años, cuando la FIFA y el Comité Supremo de Organización y Legado (CS) comenzaron a desarrollar e implantar la estrategia de sustentabilidad del evento —la primera planificada y desplegada de manera conjunta entre la FIFA, el país anfitrión y los organizadores locales, en este caso, representados por el FIFA World Cup Qatar 2022 LLC (Q22).

La política elaborada a través de esta colaboración abarca todas las áreas funcionales y proyectos necesarios en el marco de los preparativos del torneo, así como las actividades posteriores al evento.

A fin de poder trabajar en la dirección acordada conjuntamente, se han definido cinco compromisos de sustentabilidad:

  1. desarrollar el capital humano y salvaguardar los derechos de los trabajadores
  2. ofrecer un torneo inclusivo
  3. catalizar el desarrollo económico;
  4. introducir soluciones medioambientales innovadoras; y
  5. ser un referente de buena gobernanza y prácticas empresariales éticas

Partiendo de este planteamiento, se han descrito detalladamente 22 objetivos y más de 70 iniciativas y programas concretos para implantar la estrategia y alcanzar los objetivos propuestos.

«La Copa Mundial de la FIFA™ nos ofrece la oportunidad de lograr un cambio positivo y ni la FIFA ni Catar están dispuestos a perder esta gran oportunidad. En esta estrategia se han identificado y abordado todas las cuestiones críticas relacionadas con el evento, tales como el bienestar de los trabajadores, los derechos humanos, la lucha contra la discriminación y la protección medioambiental», afirmó la secretaria general de la FIFA Fatma Samoura.

«El documento también está obedece a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, por cuya consecución estamos comprometidos a trabajar a través del poder del fútbol y del mayor torneo de una sola disciplina deportiva de todo el planeta», agregó.

«Cuando Catar se presentó candidato para organizar la Copa Mundial de la FIFA 2022™, lo hizo con la intención de utilizar el torneo como catalizador del desarrollo sostenible y el cambio a largo plazo, tanto en el país como en el resto del mundo árabe», explicó el secretario general del CS y presidente del Q22, Hassan Al Thawadi.

«Desde el principio, creímos en el poder del fútbol y de la Copa Mundial de la FIFA™ para promover la innovación, construir puentes entre culturas y personas y acelerar la transformación social positiva. En última instancia, el éxito del Mundial de Catar se medirá en función de su legado. Esta estrategia ayudará a Catar a hacer realidad su visión de futuro y garantizará el éxito del torneo», continuó Al Thawadi.

Las cuestiones e iniciativas que conforman el marco de la estrategia se identificaron con la ayuda de un proceso de consulta exhaustivo y continuo a los grupos de interés nacionales e internacionales y a expertos en la materia mediante encuestas, seminarios, reuniones y elaborando el texto de manera conjunta.

Durante el proceso, se consultó a más de un centenar de organizaciones nacionales e internacionales, tanto gubernamentales, como no gubernamentales y del sector privado.

Asimismo, el proceso de desarrollo de la estrategia también incluyó una evaluación completa de la repercusión del torneo en los derechos humanos, iniciativa pionera en un megaevento deportivo.

«La ICM (Internacional de Trabajadores de la Construcción y la Madera) reconoce el compromiso y los esfuerzos del CS y la FIFA para mejorar las condiciones de los trabajadores de la construcción que participan en las obras del torneo de 2022 en Catar. En particular, el CS ha asumido el riesgo y ha abierto camino mucho más allá de sus declaraciones para formar una alianza con la ICM a fin de realizar inspecciones de seguridad conjuntas y formar a determinados trabajadores como delegados», explicó el secretario general de la ICM, Ambet Yuson.

«Esta acción sobre el terreno demuestra que el compromiso va más allá de las palabras o promesas de reforma. Conlleva un cambio real para los trabajadores de la construcción. En la estrategia, la FIFA y los demás organizadores del torneo se comprometen a ampliar esos esfuerzos para incluir a los trabajadores de otros sectores involucrados en el torneo. Sabemos que la labor ya ha comenzado. El legado en materia de derechos laborales del torneo de 2022 cobrará relevancia cuando estas iniciativas se amplíen para todos los trabajadores de Catar, tanto del sector de la construcción, como de otros», concluyó Yuson.