La escultora Geles Cabrera impulsó un nuevo lenguaje en el arte mexicano

Cultura
  • Formó parte en la fundación del Salón de la Plástica Mexicana, la artista celebra su onomástico este 2 de agosto

La Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) celebran el 97 aniversario del nacimiento de la escultora mexicana Geles Cabrera, considerada la primera mujer escultora profesional en México y la primera en hacer una exposición individual, cuando tenía 22 años de edad, en la Galería Mont Orendain de la colonia Roma, en 1948.

Originaria de la Ciudad de México, Ángeles María Cabrera Alvarado, conocida como Geles Cabrera, nació el 2 de agosto de 1926. En una época en que la escultura y la academia eran casi propiedad exclusiva de hombres, Geles Cabrera estudió en la Academia Nacional de San Carlos y en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda en México, y posteriormente en la Academia de San Alejandro en La Habana, Cuba.

La artista adquirió fama y respeto al proponer en su obra escultórica temas predominantemente de la mujer (como el cabello largo y los senos) en una rama del arte que no entraba en la corriente imperante en aquellos años: el muralismo y la Escuela Mexicana de Pintura.

En la década de los años cincuenta del siglo XX, junto con aquella generación conocida como la Ruptura, Cabrera alcanzó el éxito con una obra que apostaba al cambio, pues se alejaba de la representación y el nacionalismo para encaminarse hacia la abstracción y el individualismo, además de todo.

La crítica especializada considera que mucho antes de que México recibiera la influencia de Henry Moore, Geles Cabrera ya se alejaba naturalmente del realismo. Y aunque la figura se mantuvo siempre como una constante en su trabajo, su tratamiento siempre ha sido el de una síntesis lírica.

Sus primeras obras en terracota que exhibió llamaron la atención de Paul Westheim y Margarita Nelken, entre otros críticos —de aquella época y de la actualidad— que le dedicaron generosas reseñas. A finales de la primera mitad del siglo XX, Geles Cabrera colaboró con Alfonso Pallares y Luis Barragán en la creación de la “morfocromofonia”, una integración de color, música y movimiento por medio de la danza.

Formó parte del llamado grupo Gucadigose, en el que frecuentó a artistas como los escultores Ángela Gurría, Juan Luis Díaz, Mathias Goeritz y Sebastián, con quienes se dedicó a crear arte público.  En 1966 fundó su propio espacio, el Museo Escultórico Geles Cabrera, en su casa de Coyoacán, el cual financió y sostuvo a lo largo de cuatro décadas con recursos propios para compartir su obra con el público.

El bronce, la piedra, el mármol, el alambre y diferentes metales han sido los materiales con los que Cabrera ha dado vida a su obra escultórica, pero como profesora preocupada por sus estudiantes de escasos recursos, en los años ochenta implementó el papel periódico como un nuevo material para su escultura, de manera que todos tuvieran acceso a la práctica y que su labor pedagógica fuera nutrida.

Es fundadora de la Sociedad Mexicana de Artes Plásticas (Somart, actualmente Somaap) y de la Asociación de Artistas Plásticos de México, AC (Artac), de la que es consejera de honor. Asimismo, es miembro fundador del Salón de la Plástica Mexicana.

Formadora de nuevas generaciones

Junto a su labor de formadora de nuevas generaciones de artistas, ha fungido como jurado en importantes concursos, así como en el Premio Nacional de Ciencias y Artes de 2011. Por su trabajo ha recibido diversas distinciones, tanto en México como en Cuba y Bulgaria, entre otros países.

Cuenta con 30 exposiciones individuales en México y el extranjero, así como innumerables exposiciones colectivas. En 2018 el Museo El Eco realizó la exposición retrospectiva Geles Cabrera: primera escultora de México con la curaduría de Pedro Reyes, y apenas el año pasado, en 2022, la Americas Society de Nueva York presentó la muestra Museo Escultórico, primera exposición individual en Estados Unidos de la artista mexicana.

“Como mujer escultora, Cabrera no solo esculpió figuras, sino que también labró un espacio institucional y una historia del arte propia”, dice Aimé Iglesias Lukin, curadora de la muestra en el Americas Society, quien señala que, a lo largo de sus 97 años de vida, Geles Cabrera ha sido artista, bailarina, esposa, madre de cinco hijos, maestra de secundaria y directora, y fundadora de su propio museo.

“Al asumir la mayoría de estos roles —subraya— tuvo que labrarse un espacio más allá de las expectativas sociales para las mujeres. Pero moldear y dar forma al espacio es su especialidad; después de todo, se la conoce como la ‘primera mujer escultora’ de México”.