La Constitución debe dejar en claro que los oportunistas y desarraigados no deben postularse como candidatos a gobernadores: diputada priista Lorena Piñón

Política
  • Se propone reforma al artículo 116, para establecer que sólo los originarios de las entidades no interrumpan su residencia en caso de ejercer cargos públicos.
  • El mal ejemplo está en Veracruz, porque se postuló a una persona desarraigada y que los últimos cinco años vivió en Ciudad de México y Tabasco.

La diputada federal Lorena Piñón Rivera, con el respaldo del coordinador del Grupo Parlamentario del PRI Rubén Moreira Valdez, presentó una iniciativa para reformar al artículo 116 de la Constitución.

En conferencia de prensa aseguró, “el propósito fundamental de esta iniciativa es asegurar una representación legítima y arraigada en las personas que aspiran a ocupar el cargo de gobernador de los estados. Esto significa no solo impedir la postulación de oportunistas y desarraigados, sino también garantizar que aquellos que desean liderar una entidad federativa tengan un vínculo genuino con su comunidad”.

Asimismo, indicó que esta propuesta de reforma constitucional, “establece un criterio específico respecto a la residencia efectiva de los originarios y de los no originarios de los estados que aspiran a ser gobernadores constitucionales y que se han ausentado debido al desempeño de cargos de elección popular o funciones públicas federales. La residencia efectiva como requisito para ser gobernador constitucional, no se perderá ni interrumpirá para los originarios del estado que se ausenten en el desempeño de cargos públicos de elección popular o como funcionarios del orden federal.

La legisladora veracruzana indicó que esta iniciativa se fundamenta en el principio de autodeterminación de los pueblos, que reconoce a nivel internacional como el derecho inherente de los grupos de personas a determinar sus propias leyes para gobernarse a sí mismos. Los requisitos de elegibilidad se han adaptado a las demandas de la sociedad en constante evolución. Esta reforma refleja la necesidad de ajustar los criterios de selección para garantizar una representación auténtica y arraigada en las comunidades locales.

Para finalizar expuso: “los requisitos de elegibilidad han evolucionado, desde la presidencia de Vicente Fox que fue el primer beneficiario de la reforma que hizo posible que fuera presidente a pesar de que su mamá era española, hasta la reducción de la edad para ser diputado federal que se consumó el año pasado, por eso mi iniciativa apela a nuestra capacidad para adaptarnos a nuevos contextos sociales y políticos. Independiente a las graves acusaciones de corrupción y enriquecimiento ilícito de Rocío Nahle, el mal ejemplo del oportunismo está en Veracruz, porque se postuló a una persona desarraigada y que los últimos cinco años vivió en Ciudad de México y Tabasco.