CHIHUAHUA, Chih.-   “Yo quiero recordar al Gobierno de la República, y particularmente al Gabinete de Seguridad, que la colaboración entre niveles de Gobierno no es opcional, es un deber constitucional establecido en el Artículo 21 de la Constitución y también hay una garantía de protección federal en el Artículo 119”, señaló el gobernador Javier Corral.

Dijo que por eso ha calificado la decisión unilateral del Gobierno Federal de abandonar la coordinación con Chihuahua en materia de seguridad, como de un talante autoritario, pero sobre todo, con un propósito vengativo contra el Pueblo y el Gobierno de Chihuahua por su postura en el tema del agua.

Durante su participación en la conferencia de prensa conjunta, el mandatario destacó y agradeció la forma en que los gobernadores de la Alianza Federalista apoyaron a Chihuahua, con un posicionamiento muy robusto y un planteamiento fundamental: la seguridad pública no puede ser rehén, bajo ninguna circunstancia, de disputas políticas.

“Hoy el pueblo y el gobierno de Chihuahua estamos resistiendo un embate del Gobierno Federal que ha incorporado, lamentablemente, el tema de la seguridad pública, determinando abandonar la coordinación en los mecanismos que el propio Gobierno de la República ha propuesto y fomentado para el combate de la inseguridad y la delincuencia”, señaló Javier Corral.

El titular del Ejecutivo estatal indicó que como bien lo dice el comunicado de la Alianza, esto termina beneficiando a la delincuencia.

“Aquí los que salen ganando son los delincuentes y el que pierde es el Pueblo, por eso llamamos al Gobierno a rectificar, a corregir esta decisión, porque el pacto federal lo obliga a ello, éste se sostiene en la colaboración, ese es su sentido en un área tan relevante como lo es la protección de la vida, la integridad de las personas y su patrimonio, que constituyen un deber mayor”, explicó.

Javier Corral también aprovechó su intervención para aclarar y desmentir categóricamente la imputación falsa que el subsecretario de Seguridad Pública, Ricardo Mejía Berdeja hizo respecto a que él, como gobernador, ha descalificado a la Guardia Nacional.

“Es falso, nunca lo hemos hecho, siempre hemos expresado nuestro reconocimiento a las fuerzas armadas y a la Guardia Nacional, lo que hemos pedido es que se desmilitarice el conflicto del agua en el estado de Chihuahua, porque esto es lo que ha aumentado la tensión social, generado la irritación popular y, por supuesto, la indignación de los agricultores”, destacó.

“Quiero negar –agregó– quiero rechazar categóricamente esta expresión del subsecretario a quien por cierto se le dio la tarea de negociar el tema del agua, un área de seguridad pública, negociando el tema del agua en el estado de Chihuahua, ese ha sido el error que hoy tiene una consecuencia muy nefasta”.

Además del mandatario de Chihuahua en el encuentro aliancista realizado en el Hotel Marquis Reforma de la Ciudad de México, participaron José Rosas Aispuro Torres, de Durango; Enrique Alfaro Ramírez, de Jalisco; Silvano Aureoles Conejo, de Michoacán; Francisco Javier García Cabeza de Vaca, de Tamaulipas; Martín Orozco Sandoval, de Aguascalientes; José Ignacio Peralta Sánchez, de Colima; Miguel Ángel Riquelme Solís, de Coahuila; Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón, de Nuevo León y Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, de Guanajuato.

En la conferencia de prensa que se llevó a cabo después de la reunión plenaria, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, pidió que al Gobierno de la República le quede claro que los mandatarios de la Alianza no van a dejar solo a Javier Corral.

Recordó las palabras del secretario de Seguridad y Participación Ciudadana, Alfonso Durazo, cuando propuso ante la Conferencia Nacional de Gobernadores y el Consejo Nacional de Seguridad que la seguridad siempre sería un terreno de neutralidad política.

El Gobierno Federal –indicó– no puede descoordinarse de manera unilateral porque es un mandato constitucional que los obliga a coordinarse con los estados y los municipios

“No hicieron demasiada bulla y ruido porque algunos gobernadores no íbamos a las sesiones ésas, convocadas por la mañana y el reclamo permanente de que nosotros no estábamos acatando el mandato constitucional, de coordinarnos y de acatar la política federal en materia de seguridad”, señaló Aureoles.

“Ahora –agregó el gobernador de Michoacán– en un claro arranque o berrinche dicen: ah ya no nos coordinamos en Chihuahua, levanto mis canicas y me voy, no me gusta cómo está el ambiente. Eso no se hace”.