La CNDH informa sobre eslabones de la trata de personas: traslado y transporte de las víctimas

El Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol), transmitió el conversatorio en línea Traslado y transporte de las víctimas de trata de personas, con la participación de María Yuriria Álvarez Madrid, Directora General del Programa Contra la Trata de Personas, de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH). Lo anterior a fin de dar a conocer dos de los eslabones de la cadena del delito de la trata de personas: el traslado y transporte de las víctimas.
La trata de personas es un fenómeno multifactorial, que no solo tiene que ser abordado desde el ámbito penal, sino que requiere de un análisis más amplio, que considere otros aspectos que permitan ver un escenario más completo de todos los actores que propician y legitiman este delito.
María Yuriria Álvarez Madrid habló sobre la importancia de tocar por separado los conceptos de trata y explotación, pues se trata de actividades con fines y funciones diferentes. La trata de personas es la comercialización de personas con fines de explotación. Los tratantes surten a los mercados, que es donde se llega a los explotadores. Mientras que la trata es una parte del gran engranaje que lleva a la explotación humana y que no solo es sexual, sino también lo es laboral, e involucra formas de esclavismo y extirpación de órganos.
Basándose en el Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente mujeres y niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional (Protocolo de Palermo), María Yuriria Álvarez mencionó que no es lo mismo hablar de tráfico y trata, ya que lo primero es un delito contra el Estado, y la trata es un delito en contra de las personas. Los tratantes, como actores que propician la explotación humana, operan bajo ciertas conductas, medios y fines para efectuar el delito.
Una de estas acciones es el desarraigo de las víctimas, que implica una movilidad espacial, que busca causar vulnerabilidad y, en consecuencia, abusar física, emocional y psicológicamente de las víctimas.
En relación a esto, la CNDH ha trabajado en conjunto con la aerolínea Aeroméxico desde el 2013 para capacitar y sensibilizar al personal y así detectar posibles casos de trata de personas. Según cifras oficiales, aproximadamente 80% de los traslados que realizan los traficantes es en los aeropuertos y bajo la vía legal, por lo que es de suma urgencia seguir capacitando y sumando esfuerzos con las diferentes instancias para poner alto a la trata de personas.
María Yuriria Álvarez también recalcó que es fundamental considerar a este delito de trata de personas dentro de las agendas nacionales e internacionales, ya que es un asunto primordial que debe ocupar a los gobiernos.