La búsqueda de la verdad desde el teatro en la puesta en escena El autor

Cultura
  • Breve temporada, del 9 al 30 de octubre en el Teatro Orientación Luisa Josefina Hernández.

El público espera ver una obra y mientras espera se entera de lo que ocurrió en otra obra: una obra violenta, una historia de abuso escrita por un autor que está presente hoy en la audiencia.

La Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal), a través de la Coordinación Nacional de Teatro y Magnífico Entertainment, presentan la puesta en escena El autor, de Tim Crouch, con traducción de Miguel Santa Rita, bajo la dirección de Benjamín Cann y las actuaciones de Enrique Arreola, Carmen Madrid, Emilio Guerrero y Miguel Santa Rita.

La temporada comprende del 9 al 30 de octubre, lunes y martes a las 20:00 horas, en el Teatro Orientación Luisa Josefina Hernández del Centro Cultural del Bosque.

En entrevista, el director de escena Benjamín Cann, compartió su punto de vista acerca de esta puesta en escena: “El autor relata el efecto que tuvo la obra en los dos actores que actuaron en ella, el dramaturgo que la escribió (Tim Crouch) y un miembro de la audiencia que asistió a verla.

“También se vincula con el mundo en el que la obra fue escrita y presentada: un mundo saturado de imágenes de violencia y gobernado por medios que distorsionan la información para tener un mayor impacto. También examina las consecuencias de esta necesidad mediada tanto en el arte como en lo cotidiano”.

“No hay escenario, solo dos gradas con asientos, una frente a la otra, sin espacios entre ellas. Los actores están sentados entre la audiencia. El público está levemente desconectado de su amarre tradicional en el teatro. Una gran cantidad de teatro es decir y mostrar, ese no es el teatro de Tim Crouch, esa no es la propuesta de esta obra. Aquí no hay mucho que ver. El público se convierte en un grupo de colaboradores que deben utilizar su imaginación para evocar imágenes.

“Así sucede con esta audaz, valiente y juguetona pieza, un devastador discurso sobre cómo ver o hacerse de la vista gorda a nuestras propias decisiones morales”, continuó Cann.

“Vamos a contar un relato, o varios. Los actores no se mueven prácticamente de sus butacas. Mientras esperan a que algo suceda platican. Platican de la noticia del día, y de pronto ya están platicando de algo que pasó, que los lleva a platicar de algo que les pasó… y de pronto hay una revelación. Cruda, terrible, violenta”, finalizó el director de escena.

El diseño de escenografía e iluminación es de Matías Gorlero, la producción general es de Claudio Sodi y Mariana Calderón, mientras que el diseño es de Avirendra Swami.