Justicia social y uso regulado de la fuerza, ejes de la estrategia de seguridad de la Cuarta Transformación

Nacional

El Ejecutivo federal ha emprendido un cambio de paradigma en materia de seguridad pública hacia una política integral de justicia y paz ciudadana, indicó el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Durante el Primer Informe de Gobierno el mandatario reafirmó que la atención a las causas de la inseguridad y la violencia consiste en generar mejores condiciones de vida y de trabajo para los mexicanos.

“Lo principal es que haya empleos, buenos salarios, bienestar y se garantice a los jóvenes el derecho a la educación y al trabajo. En todo ello estamos actuando, pero también nos ocupamos de auspiciar la regeneración ética de las instituciones y de la sociedad”, puntualizó el mandatario.

Recordó que de lunes a viernes a las 6:00 horas encabeza la reunión del Gabinete de Seguridad en Palacio Nacional, misma que también ha realizado de manera itinerante en Veracruz, Sonora, Jalisco y otras entidades federativas, en las cuales participan los Secretarios de Seguridad, Gobernación, Marina y Defensa.

Uso regulado de la fuerza, principio de actuación de la Guardia Nacional

El mandatario informó que se han desplegado 58 mil 600 elementos de la Guardia Nacional en 150 coordinaciones territoriales del país.

La meta, expuso, es llegar a 140 mil elementos en 266 coordinaciones. Al mismo tiempo, dejó claro que no se tolera ninguna violación a los derechos humanos y que nunca más el Ejército ni la Marina se utilizarán para reprimir al pueblo.

“Se terminó la guerra de exterminio contra la llamada delincuencia organizada; ya no se permiten redadas ni masacres ni se permite la desaparición de personas. El Estado ha dejado de ser el principal violador de los derechos humanos”, enfatizó.

A propósito de estos hechos que ocurrían en sexenios anteriores, refrendó su compromiso con la búsqueda de desaparecidos por la violencia.

“No descansaremos hasta saber el paradero de los jóvenes de Ayotzinapa”, remarcó.

Explicó que se brinda protección a 337 periodistas y a 639 defensores de derechos humanos, mientras que han sido puestos en libertad 45 presos políticos.

El presidente agradeció el respaldo de las Fuerzas Armadas en las tareas de seguridad pública, avaladas por la reciente reforma a la Constitución.

“Quiero agradecer el apoyo y la lealtad de las Fuerzas Armadas que han aceptado el desafío de garantizar la seguridad pública sin violar los derechos humanos. Con el uso regulado, adecuado de la fuerza. No olvidemos, y eso aplica muy bien, si conocemos la historia, el Ejército surge del pueblo, el marino y el soldado es pueblo uniformado. Los soldados y marinos son el pueblo cuidando al pueblo”, expresó.

Sostuvo que la disminución de la incidencia delictiva en el país constituye el principal desafío de la Cuarta Transformación.

“Soy un hombre de desafíos, de retos, soy perseverante. Estoy seguro que vamos a lograr pacificar al país con el trabajo coordinado de todo el gobierno, vamos a cerrar filas no permitiendo el contubernio de la delincuencia con la autoridad, marcando la línea, nada de mezclar, eso se terminó. El que se meta a proteger a delincuentes, irá a la cárcel sin derecho a fianza”, subrayó.