Al celebrar la primera sesión pública de la Sala Regional Ciudad de México en la que se integra al Pleno el Magistrado José Luis Ceballos Daza, se manifestó honrado por formar parte de este órgano jurisdiccional.

Expresó que ha tenido la oportunidad de participar durante varios años en la formación de decisiones judiciales, en su construcción, en su elaboración y en su análisis; pero, por primera vez, participa en el núcleo de su deliberación y en la toma de la decisión fundamental.

Por ello dijo: «qué orgullo que esta primera vivencia sea en el contexto de la justicia electoral, en la cual he encontrado durante todos estos años un terreno fértil y un camino accesible para la defensa de los derechos humanos y de la democracia.»

Resaltó estar convencido que todo juzgador debe mirar hacia tres horizontes: «Hacia el pasado para adentrarse en las normas fundamentales que le servirán de apoyo, desentrañar el espíritu de la ley y examinar el contenido de la jurisprudencia y de los precedentes, descubrir cuáles fueron los valores que orientaron a un juzgador para tomar una decisión y aplicarlos a cada caso concreto con sus particularidades.

Hacia el presente, para reconocer el tiempo y espacio en que se toma una decisión, partir de que toda sentencia tiene una trascendencia natural en el ámbito de las personas y de los partidos, conocer el contexto de cada caso, y resolver con apego absoluto a la realidad.

Y hacia el futuro, para participar de una justicia con progresividad, es decir, una justicia que no se limite a la solución de un caso concreto, sino que se proyecte en el tiempo.

Cada decisión debe ser una enseñanza, y en este sentido, un ejemplo vivo de que la justicia existe, es dinámica y universal.»

Concluyó su mensaje pronunciándose por asumir un profundo compromiso con los valores inherentes de toda democracia material, libre expresión, impartición de justicia, igualitaria e incluyente, pero, sobre todo, plenamente informada.