Polvo (2019), la ópera prima como director de José María Yazpik, fue presentada en el 17° Festival Internacional de Cine de Morelia como parte de la Sección de Largometrajes Mexicanos, con la presencia de los productores Eamon O’Farril, Carlos Meza Yazpik y Mónica Lozano.

En busca de fama y fortuna como actor de Hollywood, El Chato deja San Ignacio, su pueblo natal, pero diez años después, en 1982, la mafia de Tijuana le encomienda recuperar un cargamento de droga que cayó en su pueblo o todos ahí estarán en peligro. A su regreso, ve la posibilidad de recuperar a su familia y al hijo que no sabía que tenía.

“(Dirigir) fue un proceso bastante fácil por todo el trabajo previo que se hizo. Fue un aprendizaje, fue más difícil, pero llegamos bien preparados, incluso terminamos de filmar tres días antes de lo previsto”, dijo José María Yazpik sobre su experiencia como director.

Cuestionado sobre la postura gubernamental de que no se creen más obras que aborden el tema del narcotráfico, el realizador remarcó: “Me parece un detallazo que las autoridades que nos tienen en esta situación nos digan que ya no podemos hablar de ella. Este es el contexto en el que estamos viviendo, si fuera otro, hablaríamos de otras cosas. Arreglemos el problema y hablaremos de otra cosa”.

Sin embargo, dijo que no quería que Polvo fuera una película sobre narcotráfico, sino una reflexión sobre las decisiones que se toman y sus consecuencias: “Yo pienso seguir dirigiendo comedia porque a través de ella se puede criticar todo; no andamos como para hacer dramas”.

En la presentación de la primer proyección, el vicepresidente del festival, Cuauhtémoc Cárdenas Batel, en compañía del director expresó que “es un honor que hayas escogido el Festival Internacional de Cine de Morelia para estrenarte como director”. Yazpik agradeció a su familia y a las y los asistentes por el apoyo.