El presidente Andrés Manuel López Obrador reafirmó que, así como se rescatará al sector energético, también se recuperará al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

El mandatario terminó sus actos públicos en Coahuila con la entrega de la remodelación y ampliación de la Clínica-Hospital ISSSTE Piedras Negras.

“Lo que aquí se está haciendo es lo que tenemos que hacer en todo el país para mejorar los servicios médicos a los trabajadores que se desempeñan en funciones públicas: maestros, oficinistas, médicos, en fin, los trabajadores al servicio del Estado”, remarcó.

El mandatario reafirmó que es necesario mejorar el sistema de salud acabando con la corrupción.

Las nuevas instalaciones tienen 21 camas y tres más de tránsito; once consultorios, equipo de rayos X, ultrasonido, carros rojos, una sala de urgencias con tres consultorios pediátricos, ginecobstétricos y de adultos, así como un quirófano totalmente remodelado junto con el área de tococirugía.

El director general del ISSSTE, Luis Antonio Ramírez Pineda, informó que derivado de la epidemia de COVID-19 se ha atendido más de 40 mil pacientes derechohabientes y no derechohabientes, a pesar de que la institución envió, como medida preventiva, a 35 mil trabajadores a sus hogares porque pertenecían a grupos de riesgo.

Acompañaron al presidente el gobernador Miguel Ángel Riquelme Solís; el presidente municipal de Piedras Negras, Claudio Bres Garza; el director normativo de Salud del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), Ramiro López Elizalde y el director de la Clínica Hospital Piedras Negras, Óscar Eduardo Hernández Monreal.