Israel-Palestina: La escala de la crisis en Gaza es abrumadora

Internacional

En las últimas 24 horas se ha incrementado aceleradamente la cantidad de palestinos que huyen por temor a perder la vida o porque sus hogares han sido destruidos en los bombardeos israelíes, la mayoría se refugian en escuelas del organismo de socorro de la ONU. 

El número de personas desplazadas ha aumentado significativamente en la Franja de Gaza en las últimas 24 horas, informaron este martes las agencias humanitarias de las Naciones Unidas que operan en ese territorio y que también sonaron la alarma por el rápido empeoramiento de los acontecimientos.

La coordinadora humanitaria para los Territorios Palestinos Ocupados, Lynn Hastings, detalló que al menos 200.000 de los 2,2 millones de residentes de Gaza han debido desplazarse “después de huir por miedo a perder la vida o porque sus hogares fueron destruidos por ataques aéreos”.

“La mayoría de ellos se están refugiando en escuelas de la Agencia de la ONU para los Refugiados Palestinos (UNRWA), de las cuales al menos dos ya han sido dañadas por los bombardeos en la zona», abundó Hastings y señaló que el número de personas afectadas por las hostilidades sólo puede aumentar.

De acuerdo con la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), la cantidad de personas desplazadas es la mayor desde la escalada de hostilidades de 50 días en 2014, la más mortífera registrada en Gaza desde 1967.

La escala de la crisis es abrumadora

En conferencia de prensa desde Amman, Jordania, la portavoz de UNRWA, Tamara Alrifai, dijo a los periodistas que el desplazamiento masivo continúa y que si bien la Agencia tiene experiencia en convertir sus escuelas en refugios, la escala de la crisis es abrumadora.

Alrifai señaló que los ataques aéreos dañaron 18 instalaciones de UNRWA en la Franja de Gaza, incluida una escuela para personas con discapacidad visual y la sede del organismo en la ciudad de Gaza.

Recordó que todos los edificios de la ONU están protegidos por el derecho internacional y que los 1,7 millones de refugiados palestinos en Gaza, la mayoría de los cuales viven por debajo del umbral de pobreza, “perciben a UNRWA como un salvavidas” para obtener alimentos, educación y salud.

La portavoz adelantó que la Agencia está por lanzar un llamamiento humanitario urgente para la respuesta a la crisis.

En cuanto a las acusaciones de que los combatientes de Hamas estarían utilizando las instalaciones de la UNRWA para sus operaciones, fue categórica al refutarlas y destacó que hay equipos que realizan inspecciones de las instalaciones para “asegurarse de que no sean usadas por ninguna de las partes en conflicto o por ningún grupo armado”.

“Es algo que tomamos muy en serio”, declaró.

Corredor humanitario

La Organización Mundial de la Salud (OMS), indicó que hasta el lunes se habían confirmado trece ataques contra recintos sanitarios en la Franja de Gaza.

Tarik Jasarevic, portavoz del organismo destacó la necesidad de un corredor humanitario para llegar con suministros críticos a las personas que lo precisen y añadió que la OMS ya está trabajando con sus socios para tratar de conseguirlo.

Informó que la agencia ha estado proporcionando suministros, capacitando a trabajadores de salud y apoyando planes de respuesta de emergencia, aunque aclaró que los insumos almacenados previamente en siete hospitales de la Franja de Gaza ya se han agotado.

Jasarevic resaltó también las crecientes necesidades de salud mental provocadas por la crisis, incluido el trauma psicológico de los rehenes tomados por grupos armados palestinos. Lo más importante para quienes están cautivos es ser liberados y recibir cuidados físicos y mentales, apuntó.

Escuchar a los niños

Por su parte, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) afirmó que tiene expertos en apoyo psicosocial listos para brindar asistencia a quienes la necesiten en Gaza y Cisjordania.

El portavoz de UNICEF, James Elder, relató que los testimonios de los niños de Gaza e Israel “son historias consistentes de miedo, sufrimiento y dolor”.

“Tenemos que escuchar a esos niños de Gaza y de Israel que dicen muy claramente entre lágrimas: ‘Basta’. Déjennos en paz”, enfatizó.

Los datos de UNICEF, revelan que antes de la actual escalada, más de un millón de niños ya necesitaban ayuda humanitaria en la Franja de Gaza y Cisjordania, lo que representa aproximadamente la mitad de la población infantil palestina.

Los civiles no son moneda de cambio

Por otra parte, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos advirtió contra acciones indiscriminadas o desproporcionadas contra Gaza y expresó su preocupación por el “asedio total” de la Franja ordenado el lunes por el gobierno israelí, cortando el suministro de electricidad, agua, alimentos y combustible.

Volker Türk recordó que el derecho internacional humanitario prohíbe el castigo colectivo de toda una población.

Asimismo, manifestó consternación frente a “las denuncias de presuntas ejecuciones sumarias de civiles y, en algunos casos, terribles matanzas en masa perpetradas por miembros de grupos armados palestinos”.

“Es horrible y muy angustiante ver imágenes de personas capturadas por grupos armados palestinos que son maltratadas, también hay informes de asesinatos y profanación de cuerpos. Los civiles nunca deben ser utilizados como moneda de cambio”, insistió Türk.