Tras identificar el abandono inadecuado de residuos peligrosos biológico infecciosos (RPBI) en el municipio de Nicolás Romero, Estado de México, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) investiga a quienes pudieran resultar responsables de este hecho.La delegación de la Profepa en la Zona Metropolitana del Valle de México recibió una denuncia sobre el hallazgo de residuos hospitalarios abandonados en el municipio de Nicolás Romero.

La representación de la Procuraduría acordó con personal del municipio asistir al predio para recabar más datos sobre los hechos denunciados.

El 15 de abril pasado, al realizar la visita de inspección a los parajes de Las Cebadillas y El Cabro, los inspectores de la Profepa encontraron en el primer paraje un montículo incendiado en una superficie de 30 metros cuadrados, en donde aún se observaron bolsas rojas con leyenda y símbolo universal de riesgo biológico, dentro de los cuales se encontraban residuos biológicos infecciosos no anatómicos, entre ellos, cepas y cultivos, calcinados en un 98%, en el segundo paraje, se observó otro montículo de residuos peligrosos biológicos infecciosos no anatómicos (sangre, patológicos, punzocortantes, patológicos y cepas), los cuales se encontraban incendiados y calcinados en un 70%.

Se determinó que los residuos provenían de unidades hospitalarias, dados que se identificó ropa quirúrgica, sondas con suero, así como gasas impregnadas de sangre.

También se encontraron placentas, frascos de vidrio, lancetas punzocortantes, tubos de ensayo de laboratorios, y cajas de petri donde se manejan medios y cultivos de laboratorio.

Al recorrido acudieron el Presidente Municipal de Villa del Carbón, así como dos funcionarios del Municipio de Nicolás Romero, a quienes se les recomendó acordonar el área y buscar una empresa transportista de RPBI y una empresa para su tratamiento y/ o disposición final adecuada, además de implementar las acciones pertinentes para garantizar la salud de los pobladores.

La Profepa dará seguimiento al proceso de disposición final adecuada del resto de estos residuos y realizará las investigaciones para determinar quiénes pudieran ser los responsables de la conducta y en su momento presentar la denuncia penal que corresponda.

Es importante mencionar que la Profepa emitió un comunicado a los generadores de RPBI y a las empresas prestadoras de servicio; transporte, acopia, tratamiento y/o disposición final de dichos residuos, en cual se encuentra en la página oficial de esta Procuraduría, y se ha hecho extensiva, a través de nuestras oficinas de representación en todas las entidades del país a los involucrados:

https://www.gob.mx/profepa/documentos/aviso-a-generadores-y-empresas-prestadoras-de-servicios-de-rpbi-s?idiom=es

“Se informa a todos los involucrados en la disposición adecuada de los residuos peligrosos biológicos-infecciosos (RPBI) que deberán dar estricto cumplimiento a sus autorizaciones y a las disposiciones legales aplicables establecidas para el manejo integral de los residuos peligrosos biológico infecciosos que GENEREN, TRANSPORTEN, ACOPIEN, DEN TRATAMIENTO O DISPONGAN FINALMENTE, aún durante el periodo que dure la emergencia sanitaria generada por el virus SARS-CoV2 (COVID-19), así como llevar a cabo el cumplimiento de las acciones y medidas establecidas por las autoridades sanitarias del país”.