Principal Internacional Inundaciones ponen a Sudan del Sur al borde de la hambruna

Inundaciones ponen a Sudan del Sur al borde de la hambruna

63
Compartir

Cerca de un millón de personas sufren las consecuencias de las inundaciones que han destruido 73.000 toneladas métricas de cultivos y han aniquilado decenas de animales. Hasta 5,5 millones de sursudaneses pasarán hambre a principios de 2020 a menos que las agencias humanitarias de Naciones Unidas obtengan los fondos que necesitan para ayudar a la población.

Las inundaciones catastróficas los últimos meses en Sudán del Sur están empujando al país y a su gente hacia el precipicio de la hambruna, a medida que termina el año en medio de una intensa inestabilidad política, informó el Programa Mundial de Alimentos este jueves.

La agencia dijo que se encontraba en una carrera contra el tiempo para movilizar fondos vitales y alimentar a millones de personas a las que el hambre amenaza de manera inminente.

Se prevé que hasta 5,5 millones de sursudaneses pasarán hambre a principios de 2020, según las previsiones de los últimos datos de seguridad alimentaria preparados por expertos gubernamentales y de las Naciones Unidas.

“Si no obtenemos fondos en las próximas semanas y meses, estamos literalmente hablando de hambruna. Necesitamos apoyo, necesitamos ayuda y la necesitamos ahora”, aseguró el director del PMA, David Beasley.

Cerca de un millón de personas se han visto directamente afectadas por las inundaciones, que han destruido 73.000 toneladas métricas de cultivos y aniquilado a decenas de miles de vacas y cabras de las que muchas comunidades dependen para sobrevivir.

La asistencia humanitaria proporciona un salvavidas en la mayoría de las áreas de Sudán del Sur. En 2019, el PMA aumentó su asistencia para llegar a 4,6 millones con un apoyo que salva vidas, pero ahora necesita 270 millones de dólares para el primer semestre de 2020. De esto, el PMA necesita 100 millones de dólares en enero para comprar alimentos con anticipación de la temporada de lluvias en mayo de 2020.

El Gobierno declaró el estado de emergencia a fines de octubre en Bahr El Ghazal, el Alto Nilo Superior y la Gran Ecuatoria debido a las inundaciones, y pidió que se intensifique la asistencia internacional.

La hambruna en Sudán del Sur fue derrotada después de cuatro meses en 2017 por una respuesta humanitaria concertada a gran escala. Los expertos dicen que la perspectiva de seguridad alimentaria del país nunca ha sido tan grave.

Un plan de Respuesta humanitaria

La Oficina de la ONU para Asuntos Humanitarios lanzó este jueves su plan anual de Respuesta Humanitaria para Sudán del Sur en 2020, que solicita 1500 millones de dólares para ayudar a los más de cinco millones de personas que necesitan ayuda.

“A pesar de un período de relativa estabilidad desde la firma del acuerdo de paz revitalizado en 2018, las necesidades humanitarias siguen siendo altas. Unos 7,5 millones de personas necesitan asistencia humanitaria o protección y 3,7 millones están desplazadas dentro o fuera del país. Las mujeres y los niños siguen siendo los más afectados «, dijo Alain Noudéhou, Coordinador Humanitario en Sudán del Sur.

Con un mejor acceso en Sudán del Sur, las Naciones Unidas y cientos de organizaciones humanitarias no gubernamentales se han comprometido a trabajar junto con las autoridades y las comunidades afectadas para reconstruir vidas y medios de vida. Los trabajadores humanitarios también alinearán sus esfuerzos con los socios de desarrollo para satisfacer las necesidades más urgentes mientras reducen la vulnerabilidad y las necesidades a largo plazo.

«Llegar y proteger a las personas vulnerables, especialmente las comunidades previamente inaccesibles, es fundamental para la respuesta de 2020. Queremos reducir el hambre, ver una disminución en el número de muertes infantiles y maternas, dar a las personas acceso a los servicios básicos. servicios que necesitan para sobrevivir y desarrollar resiliencia en las comunidades para que puedan hacer frente a los continuos choques, como las recientes inundaciones «, dijo Noudéhou.