Las secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y de Educación Pública (SEP), así como el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) apelan a la conciencia social del sector industrial y hacen un llamado  para que la Confederación Nacional de Cámaras Industriales (Concamin) retire el amparo que les otorgó el Juzgado Séptimo de Distrito en Materia Administrativa para detener el proceso de Norma Oficial Mexicana NOM-051-SCFI-1994 sobre el nuevo etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas en beneficio de la salud de la población mexicana.

Destacan que en nuestro país, las políticas públicas de las últimas décadas han resultado en el quebrantamiento del sistema agroalimentario, con costos ambientales significativos y que a su vez se ha ocasionado que no haya acceso equitativo a alimentos sanos, lo que se tradujo en alimentos de baja calidad que han afectado la salud de la población en general al provocar graves problemas de desnutrición, obesidad, diabetes, cáncer y enfermedades cardiovasculares, principalmente.

Asimismo, estudios recientes demuestran que en México, el consumo de bebidas azucaradas, incluso en cantidades bajas y moderadas, se asocia con un aumento de hasta el 27% en el riesgo a padecer diabetes mellitus. Al mismo tiempo, los casos de desnutrición y anemia no han desaparecido, por lo que se puede hablar de una crisis sanitaria debido a una malnutrición.

Es por ello que se ha diseñado un programa especial que contempla entre sus objetivos: “incentivar la eficiencia en la comercialización, distribución y procesamiento de los alimentos de alto valor nutricional” y “mejorar el acceso físico y económico a dietas saludables de todas las personas en todo el territorio del país”.

De ahí la necesidad de retomar el proceso de creación de la NOM-051 en el etiquetado de alimentos, como una de las acciones que adviertan a la población sobre aquellos alimentos cuyo contenido excesivo de ingredientes críticos daña su salud y la de sus hijos, lo que contribuiría tomar decisiones saludables sobre la alimentación familiar.

Por su  parte. el Grupo Intersecretarial de Salud, Alimentación, Medio Ambiente y Competitividad (GISAMAC) recordó que la soberanía alimentaria es uno de los desafíos que México debe enfrentar desde un nuevo paradigma, por ello trabaja en la implementación de acciones concretas como el Programa Especial para un Sistema Agroalimentario Justo, Saludable y Sustentable.

En el GISAMAC participan las secretarías de Agricultura, Medio Ambiente y Recursos Naturales, Salud, Trabajo, Economía, Bienestar y Educación; el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt); el Senasica; Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex); el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP); el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP); el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INN); el Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI); la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio); el Instituto Nacional de Economía Social (INAES), y el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).