Al instalar el Grupo de Amistad México-Líbano, su presidente, el diputado Ernesto Javier Nemer Alvarez (PRI), resaltó que es fundamental que ambas naciones sigan estrechando los lazos de amistad y comunicación en la actual legislatura.

Dijo que éste es un espacio para que puedan participar, expresar sus deseos, experiencias y darle curso a un intercambio permanente en lo cultural, artístico, comercial y en cualquier modalidad que pudiera permitir que el Congreso de la Unión sea un espacio de convivencia con la embajada del Líbano en México.

“La independencia de los pueblos, la no intervención, la solución pacífica de controversias, en fin, todos los elementos que nos permitan contribuir de manera importante a estrechar los lazos, ayudarnos y lograr intercambios importantes”, agregó.

Indicó que para el Poder Legislativo mexicano una política exterior responsable es firmemente asentada en los principios de derecho internacional que consagra nuestra Constitución. Asimismo, planteó conformar un equipo de colaboración para avanzar en una agenda de trabajo.

El presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores, Alfredo Femat Bañuelos (PT), aseguró que desde el Poder Legislativo se debe fortalecer la diplomacia mexicana. “Queremos ir más allá de un acto de protocolo, quisiéramos que las relaciones entre parlamentarios de México y el Líbano se puedan fortificar”.

Lo que se pretende es diseñar una agenda de trabajo con Líbano desde el Poder Legislativo con el objetivo de fortalecer las relaciones de cooperación e intercambio. “Para México queda muy claro que hoy dos terceras partes de su Producto Interno Bruto dependen del comercio exterior, por lo que la relación con el resto del mundo es de vital importancia”.

Comentó que hacia el pueblo libanés hay gran respeto y cariño, por ello se espera que a la brevedad este grupo de amistad pueda profundizar las relaciones bilaterales.

En su intervención, el embajador de la República Libanesa en México, Sami Nmeir, comentó que este nuevo camino de cooperación es con la finalidad de fortalecer las relaciones entre ambos países.

Explicó que se firmó en abril pasado un acuerdo para promover turismo entre Líbano y México y que están preparando una propuesta sobre un documento comercial preferencial con la finalidad de impulsar el comercio. “Esperamos poder hacerlo también en otros campos como turismo, cultura, educación, entre otros”.

Manifestó que lo que une, además de la cooperación de los dos gobiernos, es el amor de los dos pueblos y su creencia común en los valores humanos y civiles.

“Tenemos mucho qué preparar, negociar y concluir juntos. Sé que este camino es la responsabilidad colectiva de embajadas y poderes ejecutivos a través de canales oficiales, pero, también sé que todo tipo de tratados deben ser revisados y aprobados por los poderes legislativos”.

El diputado José Elías Lixa Abimerhi (PAN) expuso que este grupo fortalecerá por mas generaciones la amistad de ambos países. “Hacer fuerte nuestros valores gastronómicos y culturales, pero también los económicos, la agenda de paz y los objetivos democráticos; lo que tenemos que aportar los mexicanos y los libaneses es nuestra vocación de paz, cultura, armonía y alineando los esfuerzos y fijando objetivos podremos dar a cada uno de nuestros países frutos de los cuales podamos sentirnos orgullosos”.

El legislador Carlos Torres Piña (Morena) dijo que Líbano es un país con muchas tradiciones, gran hermandad; son solidarios, y esta oportunidad que se tiene con este grupo de amistad es estrechar esa relación comercial y económica en todos los aspectos.

El diputado Mauricio Alonso Toledo Gutiérrez (sin partido) señaló que México es una potencia en solidaridad en el ámbito mundial; por ello, los grupos de amistad deben dejar de ser solo de protocolo para pasar a profundizar los lazos en política económica, social, cultural e histórica.