Principal Política Insensibilidad, irresponsabilidad política, e ignorancia del Gobierno de la República, tienen en...

Insensibilidad, irresponsabilidad política, e ignorancia del Gobierno de la República, tienen en crisis al sector salud: Antonio Ortega Martínez

106
Compartir

Antonio Ortega Martínez, del Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática (GPPRD) y secretario de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, así como integrante del grupo de cinco legisladores que trabajarán en torno a la crisis derivada de los ajustes presupuestales al sector salud desde la Presidencia de la República, confirmó que este fin de semana se definirá una reunión de diputados, senadores y autoridades de las secretarías de Hacienda y de Salud para atender el tema este lunes en un lugar y horario por determinar.
El legislador -quien también forma parte de la Comisión de Presupuesto- reprochó que, detrás de las medidas que tienen a los servicios médicos del país al borde del colapso, “hay un acto de insensibilidad, irresponsabilidad política y un rasgo de ignorancia de cómo resolver estos temas”. Y acusó al Presidente Andrés Manuel López Obrador de pretender financiar la deuda de Pemex a costa de recortes hasta en temas tan sensibles como el de salud; pero no se atreve a reducir el gasto para la nueva refinería de Dos Bocas; el Tren Maya; las obras transístmicas; ni para su política asistencial y clientelar.
¿Por qué razón el Presidente privilegia sus promesas de campaña y reduce el gasto -en este caso, en temas de salud?, cuestionó.
Ortega Martínez enfatizó que la delicadeza del tema propició que esta mañana, el Presidente López Obrador enfrentara reclamos ante la aparición de una crisis de carácter no solo político y financiero, sino humano por las afectaciones que se están generando sobre el sector salud.
Explicó que, en su caso, la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados integró ya ayer a un grupo de cinco legisladoras y legisladores de los diferentes partidos políticos que recibirán un informe detallado de los directores de los hospitales especializados, con los montos de recursos programados que no les han llegado, el impacto en programas, las compras que tienen pendientes, y las consecuencias que se han generado para la prestación de los servicios a los derechohabientes y a la población en general.
“Este informe –mencionó- se integrará en un documento y el próximo lunes tendremos en algún lugar por determinar, una reunión con los directores de estos hospitales y el secretario de Salud. Estamos buscando la participación del secretario de Hacienda, (Carlos) Urzúa o de un funcionario de alto nivel para tener información a la mano y resolver -con la participación de diputados y senadores- el tema de carácter humanitario que está afectando a hospitales especializados”.
Ortega Martínez lamentó en este sentido que “como siempre, el Presidente trate de desvirtuar la razón y negarla ‘con otros datos’. Él insiste en que no hay recortes, que estamos sufriendo las consecuencias de malas administraciones pasadas; pero lo cierto es inocultable: Hay una rebaja de los ingresos presupuestados y aprobados para el ejercicio del 2019 y esto ha traído como consecuencia ajustes en toda la administración pública federal, y ya los estados y municipios en las próximas semanas también sufrirán las consecuencias”, advirtió.
Hay, agregó, más de 35 mil millones de pesos que se han recortado a la administración y, en términos generales, se habla de que al sector salud se le han disminuido más de 3 mil millones de pesos. A los hospitales de especialidad no les han llegado 2 mil 340 millones de pesos. El Presidente no entiende que la decisión de mandar oficios y memoranda para cercenar a “rajatabla”, “con machete”, porcentajes de gasto a estos hospitales, está generando un problema.
“El Presidente no entiende que estos recursos son programables en el presupuesto ¡y programables quiere decir que prácticamente es un gasto que solo falta pagar! Es decir: Con meses de anticipación se contrata a proveedores de productos, medicinas, herramientas e instrumentos que se requieren y no hay manera de sustituirlos. ¡No se puede ahorrar en retrovirales para pacientes de VIH! ¡No se puede ahorrar en tratamientos para niños con cáncer! ¡No se puede ahorrar a costa del pago a médicos, enfermeras y personal especializado!”, fustigó.
Antonio Ortega Martínez dejó en claro finalmente, que la propia Ley de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria establece que: Cuando hay una baja del presupuesto más allá del 3%, hay reglas de cómo sustituir el gasto, el ingreso que no se podrá tener y, en todos los casos, pone como condición no afectar programas sociales, ni mucho menos -en el tema de salud- a la población derechohabiente y la que está siendo atendida.