GUADALAJARA, Jal.-  La Secretaría del Sistema de Asistencia Social (SSAS) en colaboración con la fundación Corazón Urbano AC , el Ayuntamiento de Guadalajara y el Instituto de Justicia Alternativa (IJA) comenzó el programa de Reconstrucción de Tejido Social a través de la dignificación del entorno de vivienda y espacios públicos en la unidad habitacional Fray Antonio Alcalde, como parte de la promoción de la cultura de la paz y la sana convivencia a través de la mediación de conflictos vecinales.Durante el arranque y brochazo inicial, la directora de Proyectos Estratégicos de la SSAS, María del Carmen Bayardo Solórzano afirmó que la intervención es en tres niveles: en la infraestructura para promover un mejoramiento del entorno y cambio de conducta entre los habitantes de la comunidad, la intervención de las instituciones tales como el IJA, Participación Ciudadana y Servicios Municipales para realizar todo lo que se requiera para que los vecinos convivan en un área confortable, segura y que impacte en su calidad así como en su capacidad de gestión.

“Los propios habitantes de la comunidad, son quienes son los principales gestores y que reconocen sus propias necesidades, ellos van a ser los responsables de cuidar y mantener las áreas como vayan a quedar. Va a ser un cambio realmente increíble, como el sueño de muchos que después de 30 años de no tener intervención, el que ustedes lo puedan tener cuidar y mantener de esa manera, promover las buenas costumbres y recuperar los espacios públicos, ese es el objetivo de este programa.”

En la Unidad Habitacional Fray Antonio Alcalde se invertirán 17 millones 982 mil 648.44 pesos para la intervención de mejoramiento estructural y urbano de 44 módulos que integran 320 departamentos y consistente en trabajos de pintura y rehabilitación de los espacios comunes en beneficio de 1,280 habitantes aproximadamente.

El presidente municipal de Guadalajara Ismael Del Toro Castro afirmó que estas acciones son parte de una visión iniciada hace 4 años en Guadalajara, cuando el ahora Gobernador del Estado Enrique Alfaro Ramírez estaba a cargo del gobierno municipal, mediante un proyecto a largo plazo para consolidar las políticas públicas de trabajo conjunto entre gobierno iniciativa privada y sociedad.

“Aquí estamos haciendo precisamente el cierre de un círculo en el que debía de centrarse ya toda la actividad de la sociedad tapatía, la autoridad y los vecinos trabajando de la mano con una visión y concepto de cultura de paz de corresponsabilidad, de recuperación del espacio público.” Finalizó.