Con el objetivo de rescatar el campo, incrementar la productividad y garantizar la autosuficiencia alimentaria, este día inició en Tabasco y Chiapas la entrega de sementales y novillonas a pequeños productores beneficiarios del programa ‘Crédito Ganadero a la Palabra’.

El Gobierno de México, a través de la Coordinación General de Ganadería de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Agrario (Sader), distribuirá un millón de vaquillonas y 50 mil buenos sementales en todo el país.

El programa tendrá cobertura en todo México, sin embargo, este año se beneficiará de manera prioritaria a pequeños ganaderos de Campeche, Chiapas, Guerrero, Jalisco, Nayarit, Michoacán, Oaxaca, Quintana Roo, Tabasco, Tamaulipas, Veracruz, Yucatán y Zacatecas, con un presupuesto de 4 mil millones de pesos.

Al entregar los primeros apoyos de este programa en el municipio de Macuspana en Tabasco, el presidente Andrés Manuel López Obrador indicó que se trata de un apoyo que pagarán sin intereses en un plazo de tres a cuatro años con las primeras crías vaquillonas o novillonas que obtengan.

El Coordinador General de Ganadería, David Monreal, explicó que este programa “no significa un regalo; es una iniciativa de confianza y corresponsabilidad”.

Detalló que el programa está dirigido a pequeños productores que tengan desde cero hasta 30 vientres bovinas y se les proporcionarán entre una y 10 vaquillas, o un semental.

Durante todo el proceso, dijo, los beneficiarios estarán acompañados de una red de médicos veterinarios, asesoría técnica y seguimiento operativo.

En Tabasco, por ejemplo, se entregarán 28 mil 400 vientres y 2 mil 840 sementales con una inversión de 553 millones de pesos. En Macuspana específicamente los pequeños productores recibirán 3 mil 708 vientres y 371 buenos sementales.

Informó que las economías locales se verán fortalecidas con la compra de la vaquilla y los sementales a proveedores regionales, estatales y nacionales que cumplan con todos los requerimientos legales.

Resaltó que las diferentes etapas del programa estarán bajo supervisión para garantizar la transparencia y que los recursos lleguen a los beneficiarios.