Como parte de las actividades por el Día Internacional de las Mujeres, el Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol) participó en el ‘Diálogo Intergeneracional sobre la Erradicación de las Violencias contra Niñas y Adolescentes Mujeres’, que organizó la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna), dependiente de la Secretaría de Gobernación.

Durante la sesión virtual se escucharon a niñas y adolescentes de diversos estados de la República sobre la situación de violencias que viven las mujeres en sus comunidades, para incorporar su opinión en el desarrollo de políticas públicas en la materia, y garantizar sus derechos humanos. 

Las autoridades presentes concordaron en la importancia de que no callen y rompan la normalización de las violencias, que tengan ahora mayor capacidad de revertir las historias personales y familiares. 

Además, reconocieron que deben sumarse y mostrar, desde las instituciones gubernamentales, cómo la colectividad femenina es capaz de cambiar la historia que se vive, reconstruirla y vivirla en positivo. 

Señalaron que las jóvenes participantes tienen clara la problemática de las violencias de género en sus comunidades y vidas diarias, y que las manifestaciones de violencia no son naturales ni inevitables. Por ello, solicitaron su colaboración para enriquecer el desarrollo de las políticas públicas en la materia. 

Las funcionarias públicas dijeron que, para enfrentar los retos en los procesos de denuncia y su complejidad, es necesario: reforzar la capacitación de personas que reciben las acusaciones; fortalecer oportunidades de estudios para que tengan mayor autonomía económica; difundir las diferentes manifestaciones de violencias con el fin de que puedan ser detectadas a tiempo y evitar agresiones contra las mujeres y niñas.    

Las jóvenes coincidieron en que es urgente y necesario que las autoridades de los tres órdenes de gobierno no revictimicen a niñas y adolescentes que denuncian agresiones de violencia, porque es complicado de vivir, por el miedo que tienen después de haber sido objeto de un delito y de que no se les crea, o se minimice la situación por usos y costumbres existentes en sus comunidades, en especial las más apartadas geográficamente. 

Asimismo, expusieron que las situaciones violentas se generan por su condición de mujeres que derivan de un patriarcado histórico, manifestadas en menosprecios, discriminación, agresiones psicológicas, verbales y físicas que llegan, incluso, al asesinato; escenarios que se dan en todos los contextos, como el familiar, laboral y escolar. 

La violencia en el ámbito escolar, situación normalizada y similar en todo el territorio nacional, es el acoso de docentes a sus alumnas, a través de insinuaciones, comentarios incómodos y proposiciones, que empiezan en la secundaria y se extienden al bachillerato y hasta la universidad, lo que impide que las estudiantes se quejen por miedo a la repercusión en sus calificaciones, expulsiones, burlas y que no les crean en sus comunidades. 

A pesar de estas violencias -subrayaron- sienten que el apoyo, la sororidad entre las mujeres de su edad se ha incrementado y son cada vez más grandes las redes informales de apoyo entre ellas, sus familiares y organizaciones civiles.   

Asistieron al evento digital funcionarias públicas del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), el Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol), la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), y del Sipinna. 

También asistieron niñas y mujeres adolescentes en representación del Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica CONALEP de Veracruz; de la Colectiva Niñas en resistencia de Chihuahua; de Puebla; de Promotoras de Salud Sexual y Reproductiva (CNSEGSR) de Guerrero; del Semillero Creativo La Piedad Michoacán; y del Semillero Creativo de Artes Escénicas de Tenancingo, Tenancingo, Tlaxcala. 

El video completo de la sesión puede verse en https://bit.ly/30tUz2c.