Julio Urías, de los Dodgers de Los Ángeles en las Grandes Ligas, pudiera ser uno de los lanzadores de México en el beisbol de los Juegos Olímpicos, ya fue considerado en una primera convocatoria por el mánager Juan Gabriel Castro para formar parte de la novena que participó en el clasificatorio a Tokio 2020, pero finalmente no pudo acudir a la cita.

El oriundo de Culiacán tuvo en 2019 su mejor de las cuatro temporadas que lleva en la gran carpa con el cuadro angelino, teniendo este año sus mejores números: 2.49 de porcentaje en carreras limpias en 37 juegos, 85 ponches y cuatro salvados, con récord de 4-3 en triunfos y derrotas.

Julio César, sin saber su futuro olímpico inmediato, convivió en diciembre pasado con los peloteros que lograron la hazaña de clasificarse por primera vez a unos Juegos Olímpicos, venciendo en dos ocasiones a Estados Unidos en el Preolímpico de Tokio, el segundo en extra innings.

A los mexicanos le gustan los retos difíciles, asegura Urías Acosta, quien pronostica una exitosa participación de la novena tricolor en Tokio 2020.

“A pesar de ser complicado, el equipo le ganó a potencias para lograr su boleto a los Juegos Olímpicos, eso demuestra que somos guerreros, luchadores a los que les gusta lograr las cosas que nos proponemos”, comparte el sinaloense.

“Los felicité a todos, estoy seguro de que tienen posibilidades de conseguir una medalla; no importa lo que la gente diga, ellos sólo tienen que salir al campo y hacer lo que saben. Este logro será el principio de un cambio para bien en nuestro deporte”, agregó.

El culichi espera que tanto la clasificación a Tokio como los mexicanos en Grandes Ligas pueda motivar a la nueva generación de beisbolistas.

“Nosotros nos formamos viendo a ídolos como Fernando Valenzuela y esperamos ser los modelos a seguir de los que vienen, que sea como una cadenita y cada año se vean más de nosotros debutando en la Gran Carpa”.

Representar a nuestro país siempre ha sido un orgullo para el sinaloense.

“Recuerdo mi participación en Ligas Infantiles y Panamericanos, fue algo muy bonito. Creo que ahora si un profesional tiene la oportunidad de buscar una medalla en los Olímpicos es algo increíble, un gran sueño.

El lanzador se prepara en Phoenix, Arizona y espera cumplir con las expectativas que su equipo tiene para él.

“Entreno día a día para dar lo mejor porque este año vienen retos nuevos y espero que me consideren para tener una buena temporada”.

El talento de Urias, de 23 años de edad, sigue intacto y lanza con un solo propósito: recuperar su lugar en la rotación de abridores de los Dodgers.