A fin de conocer las opiniones y propuestas de especialistas, sindicatos y trabajadores, se inauguró el foro “Reforma Laboral del Apartado B del Artículo 123 Constitucional”, para enriquecer iniciativas de armonización con el Apartado A y que los empleados al servicio del Estado tengan los mismos derechos que los del ámbito privado.

La organizadora del foro, diputada Anita Sánchez Castro (Morena), indicó que en la actualidad el Apartado B genera inestabilidad en materia de derecho laboral. “Tenemos trabajadores de primera, segunda y tercera clase, lo que contraviene los convenios de la Organización Internacional del Trabajo”.

La legisladora, secretaria de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, indicó que en este apartado se contempla a trabajadores de base sindicalizados, pero también hay de honorarios, eventuales y subcontratados, lo cual se contrapone a la estabilidad y derechos laborales. “Ya está reglamentado en la reforma del Apartado A del artículo 123 constitucional, pero que en el B no existe”.

Mencionó que esta reforma podría estar lista en esta legislatura. “Ya tenemos la primera iniciativa para derogar el artículo 23 de la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado en su fracción 13, encaminada a la libre sindicación y asociación colectiva de los trabajadores al servicio del Estado, que puedan afiliarse a cualquier organización sindical a través de elecciones, con el voto libre, directo y secreto”.

Busca que los sindicatos, federaciones y confederaciones cumplan con el principio de pluralidad. Comentó que se seguirá trabajando en la materia para recibir las propuestas de los interesados.

Al inaugurar el encuentro, la diputada Ana María Rodríguez Ruiz (Morena), también secretaria de la Comisión de Trabajo y Previsión Social, expresó que en esta legislatura se está reformando a fondo el marco normativo para erradicar el corporativismo sindical, “el otorgamiento de incrementos miserables en las negociaciones y la existencia de burocracias gremiales que se perpetúan eternamente”.

Informó que hay una iniciativa para modificar y derogar diversos artículos de la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado y la Ley Reglamentaria de la Fracción XIII Bis del Apartado B, del Artículo 123 de la Constitución, para lograr la independencia sindical y que sus organizaciones gremiales minoritarias tengan todos los derechos.

Con esa esa reforma se daría cumplimiento a los Convenios 87 y 98 de la Organización Internacional del Trabajo y con ello los trabajadores y sindicatos lograrían elegir la federación o confederación a la que libremente se quieran afiliar. “Lo más importante es que acabará el corporativismo, y las negociaciones ante la dependencia deberán ser con todas las federaciones y confederaciones”.

María del Rosario Jiménez Moles, magistrada del Tribunal Federal de Conciliación y Arbitraje, dijo que la reforma que se plantea será un éxito si los actores considerados en ella están preparados. Por una parte, comentó, los sindicatos son fundamentales, porque deben saber cuáles son los derechos a defender; los juzgadores, porque nos vamos a enfrentar a sistemas de justicia nuevos, y los legisladores porque hacen posible los cambios en las leyes.

Héctor Arturo Mercado López, magistrado del Décimo Sexto Tribunal Colegiado en materia de Trabajo, señaló que urge una reforma laboral que rediseñe todo el sistema de justicia en el Apartado B. “Es necesario que el gobierno elabore una política pública de revisión exhaustiva de condiciones en que están contratados los trabajadores en algunas dependencias”.