• ·         El gobierno tiene dos varas: al conductor de un tren que chocó en Tacubaya, homicidio culposo; Ebrard, Delgado y Sheinbaum, son intocables.
  • ·         Muy pernicioso, el manto de impunidad para los políticos responsables de la tragedia en la Línea 12 del metro en la que murieron 26 personas.
  • ·         Lo que es evidente es que Marcelo Ebrard y Mario Delgado pecaron por acción y Claudia Sheinbaum por omisión. Sin su renuncia, será imposible llegar a una investigación veraz y castigo a los responsables.

El informe sobre la línea 12 y las reacciones del Jefe del Ejecutivo demuestran que la “impunidad total” es el sello presidencial para sus consentidos, queda claro que el presidente no pretende hacer justicia contra los verdaderos responsables de la tragedia que costó 26 vidas humanas.

Así lo afirmó el presidente de Acción Nacional, Marko Cortés Mendoza, quien calificó como “una inmoralidad mayúscula” que el gobierno llame “incidente” a la tragedia provocada por la corrupción, negligencia e incapacidad de sus cercanos, ya que costó la vida de 26 personas, más de 100 heridos y un daño permanente en la movilidad de miles de familias metropolitanas. Eso, agregó, solamente demuestra el profundo desprecio que siente la élite morenista por la vida de las personas.

El informe preliminar, agregó, deja muy clara la responsabilidad de Marcelo Ebrard por apresurar la obra y recibirla sin revisar; por lo tanto, Ebrard tendría que renunciar y de no hacerlo ser despedido, para poder ser enjuiciado por probable homicidio no intencional. Además, Marcelo Ebrard junto con Mario Delgado, tendrán que responder por las compras a sobre precio y sin las especificaciones técnicas necesarias de vagones, materiales y equipos.

La investigación también deberá mostrar si la línea 12 del metro, recibió el mantenimiento y la supervisión necesaria durante la primera mitad del mandato de Claudia Sheinbaum. Lo que hoy es evidente, es que Marcelo Ebrard y Mario Delgado pecaron por acción y Claudia Sheinbaum por omisión.

Sin embargo, explicó Cortés Mendoza, para el presidente es mucho más importante preservar la carrera política de sus consentidos, Marcela Ebrard, Mario Delgado y Claudia Sheinbaum, que hacerles justicia a las víctimas. “Nunca debemos olvidar, agregó, que frívolamente el presidente mandó al carajo a los familiares de las víctimas”.

La nueva élite del poder, acusó, tiene dos varas para medir: al conductor que chocó un tren del Metro en Tacubaya en marzo del 2020, con saldo de un muerto y 42 heridos, se le acusó de homicidio culposo, pero a Ebrard, Delgado y Sheinbaum responsables de la deficiente e incorrecta construcción y mantenimiento de la línea 12, con saldo de 26 personas muertas, más de 100 heridos y de miles de familias afectadas permanentemente en su movilidad diaria, se les protege con todo el poder del presidente de la República.

Asimismo, destacó que la construcción de la Línea 12 del Metro se convirtió en una verdadera cloaca difícil de limpiar sin la renuncia y el castigo de los principales responsables de la obra y su operación.

Cortés Mendoza dijo que originalmente la obra iba a costar 17 mil millones de pesos, pero al final costó a los mexicanos 26 mil millones de pesos. A esta cantidad se deben sumar los mil 588 millones 152 mil dólares del arrendamiento de los 30 trenes de rodadura férrea que operan en la Línea 12.

Señaló, además, que en el proceso de construcción de la Línea 12 hubo apresuramientos por terminarla antes de tiempo, adjudicaciones de obra sin licitación pública, sobrecostos en el arrendamiento de trenes, compras que no cumplían las especificaciones técnicas necesarias, fallas en la construcción y suspensión del servicio por casi dos años en su tramo de Tláhuac a Atlalilco.

“De todo este entramado de corrupción, negligencia y desfalcos, debe haber responsables políticos y financieros por acción y omisión. Es muy pernicioso para las y los mexicanos que puntualmente pagan sus impuestos, que el manto presidencial de la impunidad siga cubriendo a los políticos corruptos, ineficaces y sinvergüenzas, solo por su fidelidad al inquilino de Palacio Nacional”, comentó.

Hay que señalar que, en diferentes encuestas realizadas, la mayoría de la gente cree que los responsables de la tragedia de la línea 12 del metro son Marcelo Ebrard y Mario Delgado, por la mala construcción y Claudia Sheinbaum por la falta de mantenimiento, los dos primeros responsables por acción y la última por omisión, aunque desde el púlpito mañanero descaradamente los traten de encubrir.

Acción Nacional, concluyó, reitera su compromiso por la justicia a las víctimas, por la correcta reparación del daño a los familiares y por el castigo a los responsables de la tragedia en el metro. “No vamos a dejar de denunciar la corrupción y las fallas en la Línea 12. Vamos a insistir en que los culpables paguen por su corrupción, incapacidad, errores y caprichos”.

Artículo anteriorLos remanentes de Dolores mantendrán lluvias intensas en Colima, Durango, Jalisco, Michoacán, Nayarit y Sinaloa
Artículo siguienteRealizó Congreso capitalino taller sobre “Sensibilización en Masculinidades sin Violencia”