La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural y el Consejo Mexicano de la Carne (Comecarne) trabajan en un esquema de modernización del sector, que considera la integración de las cadenas de valor de los cárnicos (bovino, porcino y avícola) para impulsar la productividad y competitividad, un comercio complementario ordenado y la diversificación de mercados internacionales.

La dependencia federal y el organismo del sector resaltaron que el país cuenta con los elementos para incrementar el dinamismo del segmento pecuario, con terrenos de cultivo, condiciones sanitarias favorables, microclimas, ubicación geográfica, acuerdos comerciales y, principalmente, fuerza laboral y oportunidades de desarrollo en el sur sureste.

En la reunión encabezada por el titular de Agricultura, Víctor Villalobos Arámbula, y el presidente del Comecarne, Ernesto Hermosillo Seyffert, se informó que este año se prevé la actualización de regulaciones normativas vinculadas con el sector, como la NOM-158-SCFI-2003, con la participación de dependencias y organismo públicos. El propósito es optimizar el manejo en la calidad de productos, en beneficio de los consumidores.

Villalobos Arámbula señaló que el sector pecuario tiene la capacidad de realizar ajustes en los eslabones de las cadenas de valor, con una visión global que considere las experiencias de países con crecimiento en este rubro, como Australia, Dinamarca y Noruega.

Destacó que México cuenta con reconocimiento y prestigio internacional en materia de sanidad e inocuidad, lo que le permite exportar productos cárnicos a más de 60 naciones, entre ellas mercados exigentes como Japón, Corea del Sur y China.

Comentó que en la Secretaría se avanza con los productores en la vinculación de tecnología, desarrollo de capacidades, acompañamiento del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) y del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), esquemas de proveeduría de granos e inteligencia de mercados agroalimentarios.

El presidente del Comecarne, Ernesto Hermosillo, resaltó las acciones para fortalecer la cadena de valor e integración de sus eslabones, sobre todo para garantizar el abasto de materias primas.

Hizo énfasis en el trabajo conjunto que se debe fortalecer para mantener el estatus sanitario, asegurar la eficiencia en los procesos de comercio exterior (aduanas) y actualizar la normatividad, con el fin de impulsar una industria de la carne con altos estándares de calidad.

El sector cárnico nacional representa el 23 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) de la industria alimentaria y el 32 por ciento del PIB Agropecuario. Asimismo, genera alrededor de 80 mil empleos directos, de los cuales más de 28 mil 300 se dedican a la matanza de ganado, 13 mil al corte y empacado y 37 mil 600 a la preparación de embutidos y otras conservas.