Imperativo establecer en México una política pública congruente y robusta de datos abiertos, para impulsar la generación, publicación y aprovechamiento de información que impacte positivamente en la innovación, crecimiento económico e inclusión social, planteó la Comisionada Presidenta del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), Blanca Lilia Ibarra Cadena.

“La apertura de datos representa una vía indiscutible para fortalecer el desempeño de las autoridades y el escrutinio de la ciudadanía, debemos recordar que cuando éstos se ofertan, adaptan y utilizan de forma correcta, sirven principalmente para mejorar el diseño y la evaluación de las políticas públicas, basadas en evidencia y, en consecuencia, para impactar la garantía de nuestros derechos”, aseveró.

Al participar en la Conferencia Nacional de Datos Abiertos (DATACON) 2021, Ibarra Cadena apuntó que para aprovechar a plenitud el potencial de los datos abiertos, además de instrumentar una política coherente, es muy importante tener instrumentos que propicien la generación de valor público, con ejercicios de participación y cocreación, que aprovechen las plataformas digitales, la inteligencia colectiva y fortalezcan los esquemas de transparencia proactiva.

En la Conferencia: “La evolución de la agenda de datos abiertos en México”, la Comisionada Presidenta del INAI señaló que, en términos de política pública, la agenda de datos abiertos es un componente capaz de afectar positivamente a la sociedad en su conjunto e indicó tres vertientes a considerar para fortalecer el trabajo en esta materia.

Por un lado, Ibarra Cadena consideró prioritario identificar bases de datos y generar repositorios que faciliten la publicación, consulta y uso de la información, donde el acceso bajo demanda a las fuentes sea pronta, rápida y expedita, pero sobre todo con la mayor calidad posible, como la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT).

Como segundo punto, la Comisionada Presidenta del INAI señaló que es necesario asegurar que la difusión proactiva de información esté sustentada y acompañada de formatos abiertos y accesibles, donde los ejercicios de apertura y difusión de datos se realicen en función de las atribuciones de cada institución pública y las necesidades de información de la gente.

En tercer lugar, Ibarra Cadena mencionó el diálogo y colaboración entre la sociedad y el gobierno a través de mecanismos de participación que no debe entenderse sin la disposición y uso de datos como un insumo para la cocreación.

“La agenda de apertura de datos ha encontrado en la transparencia uno de sus principales elementos de influencia para renovar su auge y su despegue. Gracias a ello los datos abiertos representan hoy un insumo fundamental para la transparencia y la rendición de cuentas”, resaltó la Comisionada Presidenta del INAI.

Alma Rangel Macías, Directora Ejecutiva de Codeando México, destacó que la agenda va más allá de garantizar el acceso a internet, pues muchas personas que no tienen este servicio pueden verse beneficiadas, cuando se abre la información a la sociedad, ya que diversas personas u organizaciones pueden contribuir a mejorar una política pública o un programa social, ayudando a personas que no necesariamente tienen acceso a los datos.

“Una política nacional nos ayudaría a tener pisos que no sean tan mínimos y que funcionen no solamente para el ámbito federal, sino que también se pueda trasladar a los estados y municipios, y a generar espacios desde donde sociedad civil conecta con funcionarios, con quien está recopilando y procesando esta información, podemos empezar a llevar agendas concretas”, acentuó.

Natalia Carfi de Open Data Charter, recordó que las políticas de datos abiertos implican una transformación cultural dentro de las administraciones públicas, para cambiar la idea de que los funcionarios son propietarios de los datos, cuando los dueños son las y los ciudadanos. “Cuando estamos abriendo los datos, estamos moviendo la balanza hacia el lado de la ciudadanía, porque tienen acceso a esos datos, entonces también estamos redistribuyendo el poder, el valor público de esos datos que son generados por las administraciones”, sostuvo.

Fabrizio Scrollini, Director Ejecutivo de la Iniciativa Latinoamericana de Datos Abiertos (ILDA) expuso que el Barómetro de Datos Abiertos para América Latina y el Caribe permite comparar la preparación de los países, la implementación y el impacto de las políticas en la materia, lo que ha mostrado un avance en la región, sin embargo, uno de los pocos países que no mejoró en este índice fue México, que ha perdido algunos puntos y muestra áreas que deben mejorar, como promover el uso de los datos y preparación de estrategias de apertura.

Gregorio González Nava, Director General de Transparencia de la Secretaría de la Función Pública (SFP), señaló que se está priorizando la agenda de datos abiertos en las problemáticas más importantes en México, por ejemplo, “en el contexto de la emergencia sanitaria se auspició, junto con la Secretaría de Salud, la publicación y actualización diaria de la información en datos abiertos, relativa a la propagación de la enfermedad por el tema del coronavirus, una situación que ameritaba la publicación de datos abiertos”, dijo.

Al moderar la conferencia, Gustavo Parra Noriega, Comisionado del Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública y Protección de Datos Personales del Estado de México y Municipios (Infoem) comentó que el encuentro genera un espacio para discutir si lo que se ha construido hasta el momento sobre datos abiertos en México es suficiente, como plataforma de arranque para trabajos más ambiciosos, o por el contrario hay insuficiencias y se deben atender para apuntalar tales esfuerzos.