Principal Cultura Imaginar-sentir-crear, fases del proceso creativo

Imaginar-sentir-crear, fases del proceso creativo

65
Compartir
[bsa_pro_ad_space id=1]

La geometría se conjuga para reflexionar sobre la naturaleza y la condición humana en el trabajo creativo del escultor David Camorlinga Tagle –Ciudad de México, 1983– que expone 35 obras –cinco de las cuales en gran formato– en la Galería del Tiempo y la Plaza Roja de la Unidad Azcapotzalco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Realizado a lo largo de 20 años por el egresado de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma Nacional de México, el conjunto de piezas denota la influencia de Pedro Ramírez Vázquez, primer rector general de la Casa abierta el tiempo a quien el autor considera un maestro de vida.

La observación constante permite al escultor plasmar instantes en el tiempo que invaden el espacio para que los sentidos dejen su huella en la memoria, en un proceso artístico que implica imaginar, sentir y crear, tres fases que dan paso a la expresión individual de cada obra, dotándola de equilibrio, cadencia, dinámica y movimiento en su reinterpretación de un árbol, una planta o cualquier otro elemento natural conjugado con las emociones.

Tal es el caso de Apolo, Ceiba, Cactácea, Ollin, Fractales, Susurro del mar, Amistad, Hermandad, Familia, Essentia, Vacivus o Cyclus, creadas en bronce pulido, acabado espejo, bronce a la cera perdida en acabado mate y bronce con pátina de nitrato de plata, entre otras técnicas, de acuerdo con propuestas figurativas de la expresión corporal de varones y mujeres sin rostro que convidan a completar el desplazamiento de líneas y formas.

En la Plaza Roja cohabitan Elefante, realizada en bronce a la cera y de cuatro metros de altura que incita la imaginación; Amándonos representa a una pareja fundida en un abrazo; en resina con polvo de mármol, Vacivus representa un hombre cuya posición remite a la melancolía y la introspección;

El creador de sueños es un varón sosteniendo globos cuadrados, y Ceiba, una imagen que puede girarse, alude al árbol sagrado prehispánico.

“El arte es parte relevante de todos los seres humanos, ya que nos hace mejores personas al sensibilizarnos y ayudarnos a creer y entender el mundo”, sostiene Camorlinga Tagle, autor de más de cien piezas en pequeño, mediano y gran formatos que ha expuesto en el Festival Internacional Cervantino, la Cámara de Diputados y los museos de arte moderno de la Ciudad de México y de Toluca, y Soumaya, entre otros recintos.

La muestra David Camorlinga Tagle. Escultor permanecerá abierta hasta el 22 de noviembre en las citadas áreas de la Unidad Azcapotzalco.