Imágenes rurales, fiestas y tradiciones populares, parte de la obra de Fernando Leal

La Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), a través del Museo Nacional de Arte (Munal), recuerdan la obra del artista plástico Fernando Leal, dedicada al folclor mexicano, a 125 años de su nacimiento.

Autor de Los danzantes de Chalma, El triunfo de la locomotora, La edad de la máquina, El hombre de la tuna y Campesinos con sarape, entre otras, Leal nació el 26 de febrero de 1896 en la Ciudad de México; estudió en la Academia de San Carlos y en la Escuela de Pintura al Aire Libre de Coyoacán. Entre sus compañeros destacan Gabriel Fernández Ledesma, Ramón Alva de la Canal y Fermín Revueltas.

En el marco de la campaña “Contigo en la distancia”, se recuerda que en 1921 José Vasconcelos lo invitó a trabajar en los murales de la Escuela Nacional Preparatoria, tras conocer una de sus obras: Zapatistas descansando; fue así como Leal se convirtió en el primer artista en ser invitado al surgimiento del muralismo.

Asimismo, trabajó junto con Jean Charlot en el cubo del segundo nivel del Antiguo Colegio de San Ildefonso. Ambos aprovecharon el arranque y el remate de las escaleras para acentuar las composiciones temáticas nacionalistas. Charlot realizó una obra sobre la Conquista que podía ser vista al descender la escalera. Como contraste, Leal utilizó el ascenso para enfocarse en una pieza de contenido religioso.

Perteneció al activismo cultural del grupo ¡30-30!, fundado en 1928 e integrado por 30 artistas plásticos y escritores, entre ellos Fermín Revueltas, Alva de la Canal y Fernández Ledesma. En su manifiesto, el colectivo criticó los conflictos educativos en la Academia de San Carlos y la insurgencia estudiantil, a la vez que demandó la actualización pedagógica.

La obra de Fernando Leal se caracteriza por el empleo del color para resaltar la cultura nacional mediante imágenes rurales, fiestas populares y tradiciones mexicanas. Al creador le interesaba indagar también en personajes bíblicos. También fue pionero en la utilización de temas indígenas en obras monumentales.

Además del muralismo, incursionó en diferentes formatos y técnicas, como el grabado, la litografía y el óleo sobre tela. Se dedicó a la docencia en la Academia de San Carlos y, en 1927, dirigió el Centro Popular de Pintura Nonoalco con el objetivo de hacer accesible el arte a la clase trabajadora. En 1952 fue nombrado secretario de Cultura y en 1959 instituyó una campaña por los derechos de los artistas.

En 1994, el Museo Nacional de Arte (Munal) organizó la exposición Por un arte independiente. Salud ¡30-30!, después de recibir un gran número de cuadros, dibujos y apuntes presentados en distintas exposiciones del grupo, además de una selección de documentos que forman parte del archivo general del hijo del artista, el también artista visual Fernando Leal Audirac.

Entre las obras de Fernando Leal que el Munal preserva dentro de su acervo sobresale Danzantes, que se caracteriza por explorar la técnica de la xilografía al hilo, la cual consiste en imprimir, con plancha de madera grabada en relieve, la imagen deseada. La pieza muestra a un grupo de danzantes, parte del folclor nacional, el cual fue una temática constante en la producción de Leal  que también se aprecia en otros cuadros pertenecientes a la colección del museo del INBAL, como Campesino con toro y Caminantes.

Redes sociales

Se pueden seguir las redes sociales del INBAL en Instagram (@INBAMX), Facebook (/INBAmx) y Twitter (@bellasartesinba).

Sigue las redes sociales de la Secretaría de Cultura en Twitter (@cultura_mx), Facebook (/SecretariaCulturaMX) e Instagram (@culturamx).