IBERO y la Universidad de Georgetown relanzan convenio de colaboración

La Universidad Iberoamericana Ciudad de México y la Universidad de Georgetown, ambas instituciones de educación superior confiadas a la Compañía de Jesús, relanzaron su convenio de colaboración, con el fin de que ésta sea más amplia y fructífera.
Como parte del relanzamiento de este convenio, que se busca reubicar y retransformar, se llevó a cabo el conversatorio ‘A 100 años de la fundación de la escuela de Servicio Exterior de la Universidad de Georgetown y a 100 años de la disciplina de Relaciones Internacionales’.
En el conversatorio se habló de la importancia de la disciplina de relaciones internacionales, y fue encabezado por el Dr. Matthew Carnes y el Dr. Abelardo Rodríguez Sumano, profesor investigador del Departamento de Estudios Internacionales de la IBERO, y egresado de la Escuela de Servicio Exterior Edmund A. Walsh.
100 años de Relaciones Internacionales
Previo al conversatorio, el Padre Fernández Dávalos recordó que hace poco más de 100 años terminó la Primera Guerra Mundial, donde tomaron parte 32 países, y que dejó entre 15 y 19 millones de muertos, y más o menos 23 millones de personas seriamente heridas, entre todas los cuales se encontraban civiles, es decir, gente inocente que no participaba activamente en el conflicto bélico.
En ese momento, al igual que después de la Segunda Guerra Mundial, una multitud de naciones, organizaciones, universidades y personas, alarmados por el nivel de violencia que había alcanzado la Gran Guerra (Primera y Segunda), se dieron a la tarea de organizar esfuerzos importantes de reflexión, de acción y de diplomacia, para detener ese flagelo que es la guerra
Fue así que diversas instituciones concluyeron que un paso importante era estudiar y reflexionar sobre las causas y condiciones que favorecen los conflictos, con el fin de evitarlas y avanzar de manera firme hacia la paz. “Una de esas instituciones, pionera en la conformación de un programa que estudiara las relaciones internacionales de los países de manera sistemática y científica, fue nuestra universidad hermana de Georgetown, justamente
en el año de 1919. Y se creó, a raíz de esta reflexión, la Escuela Edmund A. Walsh de Servicio Exterior”.
De esa manera, Georgetown, una universidad jesuita, fue la primera en el mundo en insertar la carrera de Relaciones Internacionales y de diplomacia en sus aulas, justo hace 100 años; lo que marcó un antes y un después en el estudio de los temas internacionales.
La vena central de la Escuela Edmund A. Walsh de Servicio Exterior de Georgetown es pensar que se puede incidir en las relaciones internacionales, para construir las condiciones necesarias para promover una paz duradera en el mundo.
Sin superación de la pobreza no puede hablarse de paz
Pero desde cualquier experiencia internacional o nacional, la Compañía de Jesús entiende que no puede hablarse de una paz duradera sin referirse al desarrollo de las comunidades, a la superación de la pobreza y las inequidades entre los pueblos, “dentro de nuestros países y en el concierto internacional”.
Por eso los jesuitas y sus universidades creen que, “sin la resolución de las condiciones de injusticia, de inequidad y de conflicto social, que están a la base en muchas partes del mundo, siempre habrá un caldo de cultivo para las pulsiones más agresivas del ser humano, que pueden derivar tristemente en la guerra”, dijo el Mtro. David Fernández.
Sobre la Iberoamericana Ciudad de México, el Rector comentó que, en ésta, la Licenciatura en Relaciones Internacionales se fundó en 1982, lo que la convirtió en la primera universidad privada en impartir esta disciplina en México.
Esta carrera, que en nuestro país impartió por primera vez en 1951 la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); y después en la década de los años 60 El Colegio de México hizo lo propio, al fundar el Centro de Estudios Internacionales; hoy en día se imparte en más de 80 instituciones y forma cada año a cerca de 10 mil estudiantes, “lo cual esperamos, de verdad, abone a las relaciones amistosas entre la humanidad y en México”.
“Soy de la idea de que la disciplina se ve muy favorecida si piensa el mundo siempre refiriéndose a sus orígenes y haciéndose todo el tiempo la misma pregunta: cómo podemos evitar la guerra y favorecer las condiciones de una paz estable, duradera y justa”.
“Nuestra Universidad y el Departamento de Estudios Internacionales saben que las respuestas a esta pregunta pasan todo el tiempo por una reflexión humanista, una reflexión optimista, una reflexión idealista, en el mejor sentido del término, en la que la realidad social es un eje de articulación
privilegiado del pensamiento académico. Y que el compromiso de nuestros profesores, profesoras, y estudiantado, con una sociedad y un mundo más justo e igualitario, es un principio que nunca podemos poner en duda”.
Finalmente, el Padre Fernández Dávalos agradeció, “con mucho cariño”, la visita del Dr. Matthew Carnes, para que con sus palabras y en el
conversatorio, “podamos entender mejor los aspectos finos de los debates disciplinares en relaciones internacionales, y celebremos así nuestra relación de colaboración con Georgetown, que tiene más de 30 años”.
Al anunció del relanzamiento acudieron, por parte de la IBERO: Mtro. David Fernández Dávalos, S. J., Rector; Dr. Alejandro Guevara Sanginés,
vicerrector académico; Mtra. Sonia Fernández Orozco, directora de Cooperación Académica; Mtra. Alma Polo Velázquez, directora de la División de
Estudios Sociales; y Dr. César Villanueva Rivas, director del Departamento de Estudios Internacionales. Y en representación de Georgetown, el Dr. Matthew Carnes, S.J., director de la Escuela de Estudios Latinoamericanos del Departamento de Gobierno y Escuela de Servicio Exterior Edmund A.
Walsh.
Texto y fotos: PEDRO RENDÓN/ICM