El derecho constitucional a la igualdad y a la no discriminación está a punto de ser violentado en el Congreso de Veracruz por la mayoría del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), que a través de su legisladora Mónica Robles Barajas, ha propuesto modificar el concepto de matrimonio en el Código Civil de la entidad.“El matrimonio es la unión de un hombre y una mujer que deciden compartir la vida para apoyarse mutuamente y constituir una familia como forma de relación social y personal, con base en las formalidades que señala el presente código”, dice la reforma presentada por la fracción parlamentaria de Morena.

La hostilidad legislativa de Morena al reconocimiento jurídico del matrimonio civil igualitario tiene la posibilidad de quedar plasmada en el artículo 75 del Código Civil veracruzano, lo que implicaría un grave retroceso para la progresividad de los derechos de las poblaciones de la diversidad sexual.

El anuncio hecho el pasado 12 de mayo por la diputada Robles Baraja devela la complicidad de Morena con los grupos antiderechos que durante muchos años han obstaculizado todo intento legislativo para que en Veracruz el matrimonio civil igualitario sea una realidad.

Para la Dirección Nacional de Diversidad Sexual del Partido de la Revolución Democrática (PRD), resulta inadmisible la propuesta de Morena para modificar el Código Civil de Veracruz cuyo objetivo es negar la igualdad de derechos para el colectivo LGBTTTI.

Es reprobable que en contrasentido a lo determinado por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que a través de la tesis jurisprudencial 43/2015 señaló la inconstitucionalidad de toda ley que defina al matrimonio como la unión exclusiva de un hombre con una mujer, los morenistas se nieguen a romper con modelos heteronormativos excluyentes y discriminatorios.

La afrenta a la decisión de la SCJN y el desdén a la lucha del movimiento LGBTTTI que durante muchos años ha impulsado el reconocimiento de este derecho, muestra el conservadurismo prevaleciente en Morena y su estrecha alianza con los grupos antiderechos, los cuales se han fortalecido política y mediáticamente en la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El caso de Veracruz no es el único en el que Morena atenta contra el matrimonio civil igualitario y los derechos de las poblaciones LGBTTTI. Su homofobia también ha quedado evidenciada en los congresos del Estado de México, Sinaloa, Durango, y Guerrero en donde gozando de mayoría, esta figura jurídica no ha sido su prioridad a pesar de los intensos esfuerzos de activistas y organizaciones civiles defensoras de la diversidad sexual.

Desde el PRD reiteramos nuestro rechazo a la propuesta antiderechos de Morena y refrendamos nuestro respaldo todo esfuerzo legislativo encaminado a reconocer el matrimonio civil igualitario, como el realizado por Verónica Juárez, coordinadora del Grupo Parlamentario del PRD en la Cámara de Diputados que en octubre de 2018 presentó una iniciativa para hacer realidad este derecho en todo el territorio nacional.