Juan Orlando Hernández Alvarado revela que, tras adoptar sus políticas, la tasa de asesinatos en el país disminuyó un 60% y que los narcotraficantes quisieron matarle siete años atrás.

Tras una década como el país con más homicidios del mundo y por donde circulaba más droga hacia Estados Unidos, Honduras ha experimentado una transformación extraordinaria al reducir el tráfico de estupefacientes en un 95%, afirmó este miércoles el presidente de la nación centroamericana ante la Asamblea General.

En el segundo día del debate del 76º periodo de sesiones del órgano deliberativo, Juan Orlando Hernández Alvarado acudió a esos datos oficiales del Gobierno de los Estados Unidos como muestra del éxito que ha supuesto durante sus diez años de mandato la aprobación de una serie de leyes de seguridad.

El mandatario hondureño destacó que, gracias a sus decisiones, como la transformación de la policía nacional de la que destituyó a casi la mitad de sus miembros, se logró una disminución de la tasa de asesinatos de un 60% evitando miles y miles de muertes.

A continuación, Hernández Alvarado desveló un nuevo factor en la lucha contra el narcotráfico: las grabaciones secretas hechas por un infiltrado de la DEA (la Administración de Control de Drogas de los Estados Unidos) en las reuniones de los narcotraficantes hondureños.

“Sin duda los productores de Netflix, específicamente los escritores del programa ‘Narcos’, están estudiando estas grabaciones porque es una ventana real, raras veces visible, de los pensamientos y conversaciones cuando narcotraficantes y asesinos se reúnen en privado”, explicó.

Intento de magnicidio en 2014

El presidente hondureño explicó que en los registros se escucha a los narcotraficantes quejarse de no poder trabajar ni negociar con el presidente.

“En una grabación, el 3 de diciembre de 2013, después de las elecciones, cuando saben que yo sería el próximo presidente, los narcos dicen sin tapujos, “ahora, sí, nos va a derrotar” (la palabra que usaron no fue realmente ‘derrotar’; usaron otra palabra, una palabra más corta y vulgar, pero eso es lo que significó: que conmigo todo se acabó”, detalló.

Tras su llegada a la presidencia, los narcotraficantes responsables de estas manifestaciones terminaron encarcelados en Estados Unidos, pero se revelaron otras grabaciones donde se planea su asesinato.

“Más tarde, en septiembre de 2014, el FBI y la embajada de los Estados Unidos informaron a mi gobierno de los planes inmediatos de los sicarios mexicanos y sus patrocinadores hondureños de matarme en (la ciudad de) Gracias, Lempira. Pudimos evitar ese crimen. Los criminales fueron capturados”.

Propuesta para un nuevo fondo global de vacunas

Con relación a la pandemia del coronavirus, recordó los problemas iniciales del mecanismo COVAX a la hora de la distribución de vacunas e indicó que la Organización Mundial de la Salud “no debería esperar a los problemas para preparar las soluciones” y lanzó la idea de crear un fondo mundial de vacunas.

“Hoy propongo ante esta asamblea una transformación del sistema internacional de salud, en especial de la organización mundial de la salud, debido a la inequidad reflejada en la distribución de vacunas contra la covid-19 a los países en vías de desarrollo que a pesar de tener el dinero no pudimos acceder a ellas. Se debe crear un fondo de emergencia con el aporte de todos los países para garantizar un acceso equitativo de las vacunas o cualquier otro medicamento”, sentenció.

Artículo anteriorLos Semilleros creativos de Cultura Comunitaria vuelven al escenario del Auditorio Nacional
Artículo siguienteFonotopías, exposición multidisciplinaria de Yann Leguay, llega al Ex Teresa Arte Actual