Principal Nacional Hablar de violencia política en razón de género debe llevarnos a reconocer...

Hablar de violencia política en razón de género debe llevarnos a reconocer la fragilidad de la sociedad, afirma magistrado José Luis Ceballos Daza

41
Compartir
[bsa_pro_ad_space id=1]

El magistrado de la Sala Regional Ciudad de México del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) José Luis Ceballos Daza señaló que abordar el tema de violencia política en razón de género no debe llevarnos a una reflexión en torno a la “fragilidad” de la mujer, sino al reconocimiento de la fragilidad de la sociedad en que vivimos.Consideró que ese fenómeno no debe llevarnos tampoco a una introspección sobre la “debilidad” de la mujer o sobre la exposición que sufre de cara a estereotipos o formas de discriminación, y sí a aceptar la debilidad para alcanzar la igualdad necesaria que dé cauce a todas nuestras expectativas.
Durante el segundo día de actividades de la Semana de la Escuela Judicial Electoral (EJE) en la Escuela Libre de Derecho (ELD), el magistrado Ceballos Daza detalló que abordar el tema de la violencia de género es sin duda analizar unos de los puntos más sensibles que se vive en nuestra realidad social; en ese sentido, recordó los acontecimientos recientes que “nos llenan de indignación y sobre todo de desesperanza social”.
Al moderar la mesa de análisis “Violencia política de género”, el magistrado de la Sala Ciudad de México refirió que hablar sobre este tema es identificar que la laceración o el daño que se produce puede manifestarse en una de las aspiraciones básicas de todo ser humano: la necesidad de participar en los asuntos públicos o bien de ejercer libremente el desempeño de los cargos de elección popular u otra clase de funciones públicas y privadas.
En la mesa participaron Claudia Aguilar Barroso, Graciela Rodríguez Manzo y Paola Carmona Díaz de León, de la Escuela Libre de Derecho, así como Arturo Camacho Loza, de la Sala Regional Ciudad de México, quien fungió como relator.
El magistrado consideró interesante la conjugación de dos instituciones tan importantes, como la academia y la judicatura. “Hoy necesitamos una educación, una capacitación y una profesionalización que pongan énfasis en una actividad funcional; la academia cuenta con los insumos para dar grandes aportaciones, pero cuando se conjuga con el ámbito de la judicatura se puede llegar a una gran interacción y a grandes resultados”, detalló.