Principal Internacional Guterres: urge a los líderes mundiales hacer lo que sea necesario en...

Guterres: urge a los líderes mundiales hacer lo que sea necesario en favor de la paz y el planeta

130
Compartir

Con la apertura de una nueva sesión de la Asamblea General y la celebración a partir de este sábado de diversas cumbres sobre los temas más candentes que afectan a la humanidad, el Secretario General ha expuesto sus reflexiones acerca de ellos en una entrevista conducida por la nueva secretaria general adjunta para comunicaciones globales de la Organización, Melissa Fleming.

António Guterres compartió sus puntos de vista sobre temas tan variados como la participación de los jóvenes en la emergencia climática, los firmes compromisos que espera por parte de los líderes mundiales en materia medioambiental, o la importancia de impulsar los Objetivos de Desarrollo Sostenible o lograr la cobertura de salud universal.António

Usted declaró anteriormente que el mundo se enfrenta a un momento crítico en varios frentes: la emergencia climática, el aumento de la desigualdad, el incremento del odio y la tolerancia, así como los desafíos de la paz y la seguridad. ¿Tiene una fórmula para tratarlos?

Pues la fórmula se traduce en más cooperación internacional. En relación con el clima se trata de asuntos globales que ningún país puede resolver por sí solo. Por eso celebramos una Cumbre. Y el objetivo de ésta es hacer entender a los países que necesitan hacer mucho más de lo que hicieron hasta la fecha, porque necesitamos derrotar al cambio climático, que, como ustedes pueden ver, va más rápido que nosotros.

Y vemos las consecuencias en forma de huracanes devastadores; en el deshielo de los glaciares; en la salud pública; en el empeoramiento de las olas de calor y las nuevas enfermedades que se propagan en diversas áreas.

Por lo tanto, necesitamos más cooperación internacional para vencer al cambio climático. Y lo mismo pasa con la desigualdad. Necesitamos una globalización justa y una globalización justa sólo es posible con más cooperación internacional. Por eso vamos a celebrar una Cumbre sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Sólo podremos hacer frente a estos desafíos con una mayor cooperación internacional si ponemos a las Naciones Unidas en el centro.

Por eso contamos con la Agenda 2030, que es el plan de acción de la ONU que reúne a todos los países en pro de una globalización justa. Si trasladamos el debate a otros ámbitos, como el discurso del odio, está claro que este fenómeno se extiende como un reguero de pólvora por todas partes, tenemos que combatirlo juntos. O incluso en cuestiones de seguridad: cada vez con más frecuencia las crisis a las que nos enfrentamos han multiplicado sus causas en distintas partes del mundo.

Por lo tanto, sólo podremos hacer frente a estos desafíos con una mayor cooperación internacional si ponemos a las Naciones Unidas en el centro de la misma, y, con suerte, empezar a resolverlos.

La Asamblea General constituirá una excelente oportunidad para el progreso de muchas de estas cuestiones. Tenemos una Cumbre sobre el Clima y otra sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible; es decir, sobre la Agenda 2030, el plan para una globalización justa y una Cumbre para su financiación, que es absolutamente fundamental porque sin financiación no hay forma de avanzar en los ámbitos del desarrollo. Y una Cumbre sobre salud pública desde que el mundo perdió la cobertura de la salud universal, y una Cumbre sobre los pequeños Estados insulares en desarrollo que son las primeras víctimas del cambio climático, como todos sabemos.

Y la combinación de todas ellas representan la respuesta global en la que las Naciones Unidas busca reunir a todos los países en la misma plataforma para intentar solucionar exactamente el tipo de problemas que usted mencionó en su primera pregunta.

Una de esas cumbres es la Cumbre de la Juventud sobre el Clima. ¿Por qué es tan especial? ¿Por qué se ha convocado a los jóvenes aquí en Nueva York?

Porque los jóvenes han demostrado un enorme liderazgo en este tema y es perfectamente comprensible. Hoy en día el cambio climático ya representa un problema muy grave, pero está claro que lo será aún más en los próximos años. Por eso, cuando los jóvenes de hoy se conviertan en los adultos que dirigirán el mundo dentro de unas décadas se enfrentarán a las peores consecuencias derivadas de los errores que podemos cometer ahora.

De este modo, los jóvenes lideran la presión sobre los gobiernos, las empresas, las ciudades y sobre todos los demás agentes para lograr que hagan lo necesario para detener el cambio climático. Por lo tanto, una cumbre de jóvenes es un elemento muy importante para presionar a los que tienen que tomar las decisiones correspondientes.

Y acto seguido convocan la Cumbre Mundial sobre el Clima. Usted ha pedido a los países que vengan no con discursos bonitos, sino con acciones reales. ¿Qué tipo de expectativas tiene para las iniciativas que puedan surgir?

Las medidas necesarias para cumplir con los requisitos que la comunidad internacional de científicos nos dice que son necesarias para derrotar el cambio climático. No dejar que las temperaturas superen los 1,5 grados centígrados a finales de siglo significa que debemos lograr emisiones neutras de carbono en el año 2050, que debemos reducir drásticamente las emisiones en la próxima década.

Y lo que queremos es que vengan aquí cada vez más países y se comprometan con ese objetivo y con la reducción de gases contaminantes. Nuestro objetivo es rebajar el 45% de las emisiones durante las próximas décadas. Venir y comprometerse en la financiación del Fondo Verde para el Clima y los 100.000 millones de dólares  que necesitamos anualmente para apoyar a los países en desarrollo en la adaptación y la mitigación y anunciar las demás inversiones absolutamente esenciales que garanticen la promoción de la clase de energía necesaria, la renovable, en contraste con los combustibles fósiles que representan al pasado; que somos capaces de contar con una agricultura diferente, un uso diferente de la tierra, que las ciudades cuenten con diferentes estrategias en la forma de reducir sus emisiones.

Me refiero a un montón de medidas concretas que esperamos que los Estados, las ciudades y las empresas puedan anunciar durante la Cumbre.

Excelente. Esperamos con interés este tipo de noticias. Pasemos a las dos últimas preguntas. También se pide a los líderes de la Asamblea General que vengan el martes a la Cumbre sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, con compromisos que produzcan resultados. También habrá una reunión, como acaba de mencionar, sobre la financiación para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible. ¿Cuáles son sus expectativas concretas sobre los resultados de este encuentro?

Pues bien, en primer lugar, el reconocimiento de que no vamos por buen camino. Tratar la Agenda 2030 en relación con la erradicación de la pobreza, en relación con la salud, en relación con la educación, en relación con el agua y el saneamiento, con los océanos, con el cambio climático, con todos estos aspectos.

La Agenda 2030 determina que en ese año deberíamos haber alcanzado una serie de objetivos concretos. No vamos por buen camino, no estamos haciendo lo suficiente.

Obviamente, hubo avances. Hay menos pobreza absoluta que hace unas décadas. Hubo mejoras en el ámbito de la mortalidad infantil o en el acceso a la educación, pero no vamos por el buen camino.

Necesitamos una mayor inversión, más medidas política, dotar de más prioridad a los aspectos que detallan los Objetivos y que nos hemos fijado para lograr lo que mencioné anteriormente: una globalización justa, un desarrollo que sea sostenible e inclusivo, que no deje a nadie atrás, que lleve a todos los marginados por el desarrollo a beneficiarse de él.

Hay que reconocer que no vamos bien encaminados y luego tomar las decisiones necesarias en materia de inversiones, de medidas políticas, de cambios en las diferentes formas de cooperación; también a nivel internacional o con las empresas o la sociedad civil, las autoridades locales, con el fin de reunirnos de manera más eficaz para asegurarnos de que la Agenda 2030 se aplique con éxito.

En relación con los Objetivos también se encuentra el tema de la salud. Además, la semana que viene se celebrará una reunión de alto nivel sobre la cobertura sanitaria universal. ¿Por qué la salud es tan importante actualmente?

Porque es un derecho básico que aún no es universal. Muchas personas carecen de atención médica, y muchas de las que la tienen no reciben la suficiente asistencia sanitaria de calidad Y un objetivo fundamental es garantizar que, más pronto que tarde, el mundo proporcione a todos los ciudadanos el tipo de atención de calidad que necesitan y merecen.

Muy bien. Por último, es probable que la paz y la seguridad ocupen un lugar preponderante durante la reunión de la Asamblea General la próxima semana. ¿Ve algún signo de esperanza en esta materia?

Hay esperanza en el sentido de que vemos avanzar de manera positiva algunos problemas. Hemos observado progresos en Sudán, en las conversaciones sobre Sudán del Sur la semana pasada, en la República Centroafricana con su acuerdo de paz. Vemos que muchas elecciones, que supuestamente fueron un desastre para los países, terminaron sin violencia, como las de la República Democrática del Congo hasta las Maldivas y Madagascar.

Hay por tanto muchos signos positivos, pero desgraciadamente también tenemos muchos negativos y vemos a gente morir en Siria, en Libia, en Yemen. Por lo tanto, tenemos que incrementar nuestro compromiso con la diplomacia en favor de la paz. Y tenemos que hacer entender a los países -especialmente aquellos que hasta cierto punto son responsables de estas guerras por delegación- que son guerras que nadie gana, y en las que todo el mundo sale perdiendo. Y están cada vez más interrelacionados con el terrorismo global y convirtiéndose en una amenaza, no sólo para los países en los que se producen estos conflictos, sino para el conjunto de la comunidad internacional.

Como punto final, nos puede dar su mensaje a los líderes que vendrán a Nueva York, a la Asamblea General la próxima semana.

Hagan lo necesario para garantizar de que somos capaces de resolver los dramáticos problemas a los que nos enfrentamos.