Guterres: La mejor forma de honrar a las víctimas de los accidentes de tráfico es haciendo las carreteras más seguras

Internacional

Los accidentes de tráfico son la principal causa de muerte de niños y jóvenes. Nueve de cada diez víctimas se encuentran en países de ingresos medios y bajos. Por ese motivo, para el titular de la ONU, los accidentes de tráfico son un problema de desarrollo, por lo que afirma que es necesario entregar más recursos para garantizar una movilidad más segura y sostenible.

El Secretario General de la ONU, António Guterres, pidió el lunes mayores esfuerzos a nivel mundial para lograr el objetivo de reducir a la mitad las muertes y lesiones por accidentes de tráfico para 2030.

Cada año, 1,3 millones de personas mueren en accidentes de tráfico y 50 millones más resultan heridas, dijo, lo que hace que sea la principal causa de muerte de niños y jóvenes.

Las declaraciones del jefe de la ONU se produjeron en su mensaje con motivo del Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas del Tráfico.

«Una de las mejores maneras de recordar y honrar a las víctimas es poniendo de nuestra parte para hacer más seguras las carreteras de todo el mundo», dijo Guterres.

El desarrollo en peligro

El Secretario General también señaló cómo los accidentes de tráfico están relacionados con el desarrollo.

Nueve de cada diez víctimas se encuentran en países de ingresos medios y bajos.

«Para salvar más vidas es necesario garantizar más financiación para una movilidad segura y sostenible, planes de acción para toda la sociedad y un sólido enfoque de prevención», dijo Guterres.

«Las Convenciones y el Fondo de Seguridad Vial de las Naciones Unidas ayudan a los países a reforzar los sistemas y las infraestructuras nacionales. Insto a los Estados miembros y a los donantes a que apoyen estos esfuerzos y eviten más tragedias».

Salvar vidas jóvenes

Mientras tanto, una campaña mundial respaldada por la ONU pretende evitar que más niños de todo el mundo mueran en accidentes de tráfico.

Una persona muere en la carretera cada 24 segundos en todo el mundo, mientras que 500 niños pierden la vida en las carreteras de todo el mundo cada 24 horas, según anunció el Fondo de Seguridad Vial de la ONU (UNRSF) en su segunda edición de la campaña #moments2live4.

La campaña se lanzó el domingo, cuando también se celebraba el Día Mundial del Niño, además del Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de los Accidentes de Tráfico.

Países más pobres afectados

El Fondo es una asociación mundial que se esfuerza por ayudar a reducir a la mitad las muertes y los traumatismos causados por el tránsito en los países de ingresos bajos y medianos, donde se produce un asombroso 93% de los accidentes mortales cada año.

También trabaja para que se adopte una normativa sobre vehículos más seguros en África Occidental, así como iniciativas sobre la seguridad de peatones y ciclistas, entre otras actividades.

La campaña #moments2live4 pretende concienciar sobre la crisis mundial de la seguridad vial, que afecta sobre todo a los niños mayores de cinco años, y apoyar el objetivo de reposición de recursos para el Fondo, que asciende a 40 millones de dólares.

Concienciación y empoderamiento

Nneka Henry, directora del Fondo, destacó que la concienciación es el primer paso para abordar el reto de la seguridad vial en el mundo.

«Miles de millones de usuarios cotidianos de las carreteras, miles de empresas y más de 100 gobiernos están actualmente al margen de la acción, sin ser conscientes de los peligros de gran alcance para nuestros usuarios más vulnerables: nuestros niños. Esta campaña pretende que todos sepan cómo ayudar a mantener la seguridad de los niños en las carreteras», dijo.

«Con el apoyo de una amplia gama de partidarios, esperamos que esta campaña desencadene el apoyo adicional al mandato y la labor del Fondo en los países en desarrollo».

La campaña mundial #moments2live4 contará con el apoyo de pilotos de carreras, artistas, atletas de talla mundial y dirigentes de organismos de las Naciones Unidas.

Tendrá una duración de 10 semanas y concluirá el Día Internacional de la Educación, el 24 de enero.