Principal Estatal Guanajuato procesa 158 mil litros de leche humana en un año

Guanajuato procesa 158 mil litros de leche humana en un año

53
Compartir

GUANAJUATO, Gto.- El Banco Estatal de Leche Humana alcanzó la captación de 158 mil litros de producto durante 2019, de los cuales se pasteurizaron el 31 %.Una de las metas para este 2020 es alcanzar un porcentaje más alto de pasteurización de las donaciones de leche humana que cada mes se reciben en la unidad ubicada en Irapuato.
La meta proyectada para el presente año es recibir 210 mil litros de leche humana donada y beneficiar por lo menos a 160 recién nacidos o bebés que se encuentren en terapias intensivas neonatales.
La lactancia materna es una de las mejores inversiones para salvar vidas y mejorar la salud, el desarrollo social y económico de individuos y naciones.
Aunque las tasas globales de inicio de la lactancia materna son relativamente altas, y a pesar de las recomendaciones internacionales, solo el 40 % de bebés menores de 6 meses reciben lactancia materna exclusiva y solo el 45 % continúa siendo amamantado hasta los 24 meses.
Además, las tasas de lactancia materna muestran grandes variaciones entre las regiones del país y del propio estado de Guanajuato.
Existen 20 lactarios hospitalarios, los cuales forman parte de la red estatal del Banco de Leche Humana, una de las redes más robustas del país.
La Organización Mundial de la Salud afirma que la lactancia materna reduce la mortalidad infantil y tiene beneficios sanitarios que llegan hasta la edad adulta. La leche materna favorece el desarrollo del niño/ niña y le brinda el alimento que necesita para estar bien nutrido, contiene los aminoácidos que necesita el normal desarrollo del cerebro, los protege contra las infecciones y enfermedades, protege al niño o niña contra infecciones y otras enfermedades, tiene las dosis de vitamina A y otros micronutrientes que son necesarios desde el nacimiento.
Para que las madres puedan practicar el amamantamiento exclusivo durante los seis primeros meses, la OMS y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) recomiendan:
Iniciar el amamantamiento durante la primera hora de vida.
Practicar el amamantamiento exclusivo, es decir, proporcionar al lactante únicamente leche materna, sin otros alimentos o bebidas, ni siquiera agua.
Dar el pecho cuando el niño lo reclame, ya sea de día o de noche.
No utilizar biberones, tetinas o chupetes.