SALTILLO, Coah.-  El Centro de Estudios Económicos del Comercio Servytur, A.C. que preside el maestro Jorge Enrique Dávila Flores, considera desfavorable para el entorno económico la eliminación de los 109 fideicomisos, entre los que sobresalen apoyos destinados a la ciencia, el deporte, cine, salud, emergencias, entre otras áreas.

             Los fideicomisos que se pretenden eliminar en total suman más de 68 mil 478 millones de pesos, argumentando usar dicho monto para la atención de la crisis económica y sanitaria provocada por la pandemia que se está viviendo a nivel mundial. Sin embargo, la figura legal del Fideicomiso es de gran utilidad porque garantiza la transparencia en el uso de los recursos, ya que implica la participación de un comité técnico y de una institución fiduciaria, además esta figura permite que se auditen los fondos que maneja cada fideicomiso.

Dentro de la lista, sobresalen la eliminación del el Fondo Nacional de Cooperación Internacional para el Desarrollo; Fondo para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas; el Fideicomiso para Promover el Desarrollo de Proveedores y Contratistas Nacionales de la Industria Energética; el Fondo de Desastres Naturales; el Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral; y el Fideicomiso para Promover el Acceso al Financiamiento de Pequeñas y Medianas Empresas, así como Emprendedores, etc.

Los fideicomisos coadyuvan a destinar recursos para la puesta en marcha de diversos proyectos, como lo son los relacionados a la infraestructura. Así mismo poseen la ventaja de

que no tienen que ejercerse en el mismo año que son recibidos, lo cual permite administrar de una manera más eficiente la proyección del gasto y así lograr concluir los proyectos planteados.

En este sentido, diversas áreas de acción resultarían afectadas, como es el caso de la ciencia y tecnología en México, cuyo desarrollo puede verse obstaculizado por decisiones que necesitan ser evaluadas y fundamentadas de forma minuciosa y objetiva.

Si bien se dice que el uso de Fideicomisos puede representar riesgos para las finanzas públicas, la solución no es eliminarlos. Derivándose de lo anterior la necesidad de explorar los marcos regulatorios y proponer áreas de oportunidad, de donde puedan desprenderse estrategias de mejora más efectivas que permitan ejercer un mayor control y transparencia de la operación de estos. Y en donde se encuentre evidencia de corrupción las autoridades deben actuar en consecuencia.

El extinguir los Fideicomisos esgrimiendo actos de corrupción para ello, es equivalente a cerrar una carretera por que en ella se suscitó un accidente.