Gobierno de la 4T nacionaliza 13 centrales de energía eléctrica compradas a Iberdrola; infraestructura aumenta capacidades de CFE

Nacional

El presidente Andrés Manuel López Obrador develó la placa simbólica con la que se concretó la entrega de 13 centrales de energía eléctrica compradas por el Gobierno de la Cuarta Transformación a la empresa Iberdrola.

En Tamazumchale, San Luis Potosí, el mandatario sostuvo que se trata de un acto trascendente e histórico porque esta infraestructura incrementa de 39 al 56 por ciento la capacidad de la Comisión Federal de Electricidad de producir energía.

“Mediante un acuerdo estamos llevando a la práctica la transferencia, la recuperación de una empresa privada para que pase a formar parte de una empresa pública de todo el pueblo de México”, destacó.

Sostuvo que “al gobierno sí le importa que todos los pueblos de México se electrifiquen porque, a diferencia de una empresa privada, el gobierno tiene como misión buscar el bienestar y la felicidad del pueblo, no el propósito meramente mercantil, no es nada más la ganancia, y mucho menos el lucro; esa es la diferencia entre lo privado y lo público”.

El mandatario detalló que, en cinco años, el gobierno federal ha estado dedicado a fortalecer a la Comisión Federal de Electricidad, cuya producción equivalía, hasta antes de la compra a Iberdrola, al 39 por ciento del consumo nacional, cuando años atrás la CFE generaba el 100 por ciento de la energía eléctrica que consumía el país.

Sin embargo, el Poder Judicial sigue defendiendo los intereses de particulares por encima de los de la nación.

“Pero cambiaron la política y llevaban el propósito de acabar de destruir a la Comisión Federal de Electricidad. (…) Quisimos reformar la ley y no se pudo porque dos ministros de la Suprema Corte, no electos por el pueblo, sino por sus influencias y por estar al servicio de grupos de intereses creados, sin importarles que ya esa ley la había aprobado la Cámara de Diputados, la Cámara de Senadores y la habíamos propuesto nosotros, dos ministros por sus pantalones la desconocieron. Fíjense cómo está de entregado a una minoría el sector, el Poder Judicial”, acotó.

“Les planteé: ‘A ver, hagamos un acuerdo, 54 por ciento el interés público, 46 por ciento el interés privado, vamos a arreglarnos así’, (…) ese fue mi planteamiento. (…) Llegamos a este acuerdo: ahora, de 39 por ciento, ya la generación de energía, de acuerdo a lo que informó aquí el secretario de Hacienda, ya va a ser del 56 por ciento para el sector público”, resaltó.

El presidente informó que al término de la administración heredará una capacidad de generación eléctrica del 65 por ciento en la CFE, que está por terminar plantas en distintos puntos del país durante los siguientes siete meses.

“¿Y por qué es también importante, no el predominio, sino la participación del sector público? ¿Por qué es importante? Porque también de esa manera podemos controlar los precios de la energía eléctrica. Yo llegué a la Presidencia, hice el compromiso: (…) No va a aumentar la luz y estoy cumpliendo con ese compromiso. (…) Si tenemos más participación en esta empresa que es del pueblo, que es de la nación, podemos tener precios justos, tarifas justas para nuestro pueblo, sobre todo para la gente más humilde, que no paguen tanto por la luz”, remarcó.

Aclaró que el planteamiento de consolidar a la CFE no significa que esta monopolice todo el mercado.

“Nosotros somos partidarios de la economía mixta”, enfatizó.

El secretario de Hacienda y Crédito Público, Rogelio Ramírez de la O, indicó que la transacción fortalece la soberanía energética nacional y garantiza el abasto de energía para los mexicanos.

El lunes 26 de febrero concluyó la adquisición de las 13 centrales mediante la transferencia de 6 mil 156 millones de dólares del Fondo para Inversiones en Energías a las empresas Iberdrola Generación México, Iberdrola Renovables México e Iberdrola Energía Tamazunchale, dueñas de las centrales y sociedades adquiridas.

Las mismas tienen utilidades equivalentes a 308 millones de dólares para un precio final de compra equivalente a 5 mil 883 millones de dólares, lo que representa un pago promedio final de 684 mil dólares por mega.

La operación se realizó con una aportación de capital del Fonadin por 2 mil 420 millones de dólares y se complementó con recursos de la Banca de Desarrollo, Bancomext, Banobras y Nacional Financiera, aportando el 64 por ciento del total del financiamiento requerido.

En asamblea con el pueblo, el mandatario reafirmó el compromiso de llevar internet y servicio de telefonía celular a todos los pueblos de México; de continuar los Programas para el Bienestar en beneficio de la población de San Luis Potosí y de concluir la carretera de Valles a Tamazunchale.

Asistieron al evento: el gobernador de San Luis Potosí, José Ricardo Gallardo Cardona; el secretario de Energía, Miguel Ángel Maciel Torres; el director general de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett Díaz; el subsecretario de Egresos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, Juan Pablo de Botton Falcón; el director general del Banco Nacional de Obras y Servicios, Jorge Mendoza Sánchez y el presidente ejecutivo de Grupo Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán.