Con la implementación de este programa se buscará atender a 80 mil conjuntos habitacionales que concentran aproximadamente al 25 por ciento de la población de la Ciudad de México.

Con el objetivo de dar mantenimiento, mejorar y fomentar la participación ciudadana en las Unidades Habitacionales de interés social que existen en la capital, el Gobierno de la Ciudad de México presentó el Programa de Rescate Innovador y Participativo en Unidades Habitacionales (RIPUH), donde se invertirán 240 millones de pesos.

La Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, enfatizó que para este 2019 se aumentó al doble el recurso para la Procuraduría Social de la Ciudad de México (PROSOC), además se logró recuperar el programa original de organización de condóminos en unidades y conjuntos habitacionales que fue implementado cuando el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador fue Jefe de Gobierno en la capital.

“Recuperamos el programa original de organización de los condóminos, tanto en unidades como en conjuntos habitacionales (…) se hace una asamblea de los condóminos o en su caso, de los conjuntos habitacionales. Ahí se nombra un comité de ejecución o cómo le llaman al comité, de Administración y un comité de vigilancia, entonces se les va otorgando el recurso de acuerdo con el avance de la obra a la comprobación de los propios vecinos», comentó.

La titular de la Procuraduría Social, Patricia Ruíz Anchondo, detalló que con la implementación de este programa se buscará atender a 80 mil conjuntos habitacionales que concentran aproximadamente al 25 por ciento de la población de la Ciudad de México.

Explicó que se entregarán recursos económicos que, mediante Comités de Administración y Supervisión electos en Asamblea Ciudadana, se destinarán a realizar trabajos de mantenimiento a las áreas comunes de cada unidad habitacional de acuerdo con sus propias necesidades y requerimientos.

“Vamos a tener un área técnica, de hecho ya la tenemos en la estructura del programa, que va a revisar y va a supervisar los proyectos y va a establecer los costos, también, con los alcances de los recursos que tenemos, para qué vamos a utilizar bien los recursos asesorando a los vecinos, no permitiendo la desviación.Y esto pues porque, realmente se han desviado los recursos del programa. Hemos encontrado que destinan recursos para unidades habitacionales que no son de interés social, por ejemplo, o para obras que no necesariamente son las más urgentes y necesarias para la gente”, puntualizó.

Ruíz Anchondo agregó que una nueva implementación del programa es brindar atención a 2 mil unidades habitacionales que fueron construidas a raíz del sismo de 1985, las cuales concentran 38 mil viviendas y tienen 129 mil 265 beneficiarios; en el caso de las unidades habitacionales históricas, se tienen contemplados 207 conjuntos que concentran 42 mil 21 viviendas con 142 mil 871 beneficiados. En total, serán 2 mil 208 unidades habitacionales, 80 mil viviendas y 272 mil personas, las beneficiadas.

Con esta ayuda se lograrán atender problemas de humedad, rehabilitación de escaleras con riesgo en materia de protección civil, cuestiones hidrosanitarias, luminarias, de pintura, áreas comunes, entre otros.

La Procuradora Social informó que los recursos del RIPUH se distribuirán a aquellas unidades habitacionales que tengan una antigüedad de 20 años en adelante, que hayan sido construidas por organismos públicos y sociales de vivienda federales o locales, que la unidad haya sido construida para efectos de regeneración urbana o de reconstrucción por desastres naturales, no haber sido beneficiada por tres ejercicios consecutivos y que no esté en un proceso jurídico administrativo por incumplimiento en anteriores ejercicios, en la Procuraduría Social. En caso de duda sobre el carácter de interés social de la unidad, se usará el criterio del valor catastral de los inmuebles.