VILLAHERMOSA, Tab.-  “Garantizar la salud de los tabasqueños no tiene precio”, sentenció el Gobernador Adán Augusto López Hernández al reiterar que el Gobierno de Tabasco no ha escatimado recursos económicos, técnicos ni humanos, para afrontar la pandemia propiciada por el COVID-19 y brindar una atención oportuna a los enfermos.

El mandatario aseveró que los recursos destinados para equipar al Sector Salud con infraestructura e insumos que le permitan hacer frente a la epidemia, se han ejercido con total transparencia, y dejó claro que “sería muy mezquino estar pensando en hacer negocio, cuando lo importante es la salud de los tabasqueños”.

López Hernández ventiló que muchos de quienes hoy son “furibundos” críticos por las compras realizadas para sortear la pandemia, en el pasado sacaron provecho como proveedores de bienes y servicios públicos, pero advirtió que se les acabó el negocio con el Gobierno del Estado.

“Claro que compramos ventiladores a un costo, algunos de 1 millón 720 mil pesos con IVA incluido; en su momento dije que habíamos comprado los primeros ventiladores en más o menos 700 mil, y los últimos a 900 mil, pero la salud de los tabasqueños no tiene precio”, sostuvo.

Recriminó a quienes hoy ven “ven la paja en el ojo ajeno, pero no la viga en el propio”, la inacción que mostraron cuando se abandonó por años al Sector Salud.

Fueron “cuando menos 12 años de abandono y quienes hoy alzan la voz para decir que se pagó un sobreprecio, no fueron capaces siquiera de alzar la voz en su momento para que hubiese mejores condiciones del sector salud; estaba hecho pedazos el sector salud clínico”, apuntó.

CRECIÓ CAPACIDAD HOSPITALARIA

El jefe del Ejecutivo reveló que cuando inició la actual administración, el sector sólo contaba con 36 máquinas de respiración funcionando, a las que se sumaron 40 equipos más que fueron rehabilitados ya durante su gestión, para tener en febrero pasado –antes del inicio de la emergencia– un total de 76 dispositivos.

Informó que de febrero al mes de julio, el Gobierno de Tabasco adquirió en el mercado internacional, a proveedores sobre todo nacionales, un total de 137 ventiladores más.

Adán Augusto López detalló que el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) aportó a Tabasco 79 ventiladores, mientras que la iniciativa privada, entre la que se encuentran empresas como CM del Golfo, ENI, BBVA Bancomer y otras, donaron 17 ventiladores adicionales.

Precisó que lo anterior quiere decir que, de febrero a septiembre, esto es, durante los 6 meses que van de emergencia sanitaria por el COVID-19, el esfuerzo combinado de los gobiernos estatal y federal y el sector privado, permitió a Tabasco aumentar su capacidad de hospitalización para pacientes de terapia intensiva.

El Gobernador clarificó que hoy el Gobierno del Estado cuenta en total con 233 ventiladores para atención de los pacientes que no son capaces de respirar por su cuenta o tienen dificultad para hacerlo.

En entrevista, López Hernández enlistó algunos de  los proveedores a los que se les compraron este tipo de equipos, además de los precios de cada uno de los dispositivos, y anunció que todo este reporte será entregado en su momento al Congreso del Estado.

Se le compraron a Absten Diagnostitc S.A de C.V.,  6 ventiladores de traslado marca MEDUMAT, a  463 mil 072 pesos cada uno IVA incluido; a Soluciones Preventivas Fénix S.A de C.V., 13 ventiladores pediátrico-adulto, marca CAREFUSION, en 1 millón 734 mil 200 pesos cada uno IVA incluido.

A Rancho Jarabe S.P.R. de R.L. de C.V., 5 ventiladores marca FLEXIMAG PLUS, en 1 millón 740 mil 200 pesos, IVA incluido cada uno. A esta misma empresa, 4 ventiladores microprocesador modular con humidificador marca B40, 1 millón 740 mil 200 pesos, cada uno IVA incluido.

También a la empresa Codemed S.A de C.V., se le adquirieron 20 ventiladores y accesorios de presión mecánica, marca LIFEE, en 1 millón 740 mil 200 pesos IVA incluido cada uno; asimismo, a Grupo DIEMSA S.A. de C.V., 12 ventiladores adulto pediátrico marca MINDRAY, en 1 millón 696 mil 500 pesos IVA incluido cada uno.

A la empresa Medingenium S.A. de C.V., 15 ventiladores de traslado adulto pediátrico, marca NEWPORT, a 1 millón 307 mil 320 pesos IVA incluido cada uno. A esta misma empresa, 2 ventiladores de traslado adulto pediátrico marca CHIRANA en 1 millón 974 mil 320 pesos IVA incluido cada uno; así como 1 ventilador adulto pediátrico con humidificador, marca HAMILTON, en 1 millón 370 mil 320 pesos IVA incluido.

Detalló que a Medical Advanced Supplies S.A de C.V., se le compraron 2 ventiladores adulto pediátrico-neonatal con humidificador, marca DRAGUER, 837 mil 775 pesos, cada uno  IVA incluido. A esta misma empresa 7 ventiladores de alta frecuencia con ventilador convencional y humidificador, marca DRAGUER, en 837 mil 775 pesos cada uno IVA incluido.

A Econokevar S.A. de C.V., 10 ventiladores de traslado pediátrico-adulto,  marca WILAMED, 1 millón 450 mil pesos IVA incluido cada uno; a Absten Diagnostitc S.A de C.V.,  10 ventiladores de traslado transportable, marca MEDUMAT Estandar 2, en 463 mil 072 pesos IVA incluido, cada uno.

Así como a DERIMEX S.A de C.V., 10 ventiladores adulto pediátrico-neonatal, marca I&M MONE, en 1 millón 740 mil pesos cada uno IVA incluido.

Agregó que la inversión en infraestructura de hospitalización o las llamadas “burbujas”, para la atención de pacientes COVID, ascendió a 100 millones de pesos, de los que 40 millones fueron para la unidad pequeña que se instaló en el Hospital “Dr. Juan Graham Casasús” y 60 millones para la Unidad de Hospitalización Temprana abierta en el Parque Tabasco.

A eso se suman 18 millones de pesos más para un tomógrafo, porque “por si no lo sabían, no había tomógrafos en la región de Los Ríos, ni público ni privado; ahora ya lo hay y ya presta servicios allá”, acentuó López Hernández.

El mandatario estatal puntualizó que como parte de las acciones emprendidas durante la pandemia, destaca la rehabilitación del Hospital General de Comalcalco, el cual “estaba abandonado totalmente; se le pusieron instalaciones de gases medicinales, plantas de agua, elevadores. Allí está invertido el dinero de los tabasqueños”, concluyó.