La democracia constitucional está centrada en la construcción de controles, equilibrios y ciertos límites al poder que forman parte de las reglas del juego democrático, afirmó el Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello.

Durante su participación en el 4° Ciclo de Conferencias sobre Gobernanza Electoral, realizado en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (FCPyS-UNAM), Córdova sostuvo que los órganos constitucionales autónomos juegan un papel fundamental en los pesos y contrapesos de la democracia.

Al participar en la mesa “Las elecciones del cambio: claves para interpretar nuevos escenarios, actores y gobernanza electoral”, afirmó que “si hay algo que ha caracterizado a los órganos constitucionales autónomos en México, es que todos venimos de la sustracción de facultades que antes detentaba el Poder Ejecutivo”.

Precisó que reflexionar en los pesos y contrapesos en una democracia “no es militar en contra de nadie, en contra del gobierno, en contra de un gobernante, en contra de un partido o en contra de una ideología, sino que es militar a favor de la democracia constitucional”.

En presencia del Presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) , Felipe Fuentes; del investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, Jaime Cárdenas, así como de los profesores de la FCPyS y ex consejeros del Instituto Federal Electoral (IFE), Jacqueline Peschard y José Woldenberg; explicó que hoy día se habla de una ciudadanía cada vez más empoderada, en donde el ejercicio libre del voto es realmente lo que determina quién gana y quien pierde en las elecciones.

Agregó que en México la democracia no es un logro que se haya obtenido en el proceso electoral de 2018. “Democracia no es sinónimo de alternancia, o al revés, que haya una democracia no significa que haya una alternancia”.

Lo que hace a una democracia –argumentó Córdova- es que existan las condiciones institucionales, políticas, y sociales que permitan, si así lo deciden los ciudadanos, la alternancia. “Es la posibilidad real de la alternancia, no la alternancia per se lo que hace a una democracia”.

La democracia es perfectible

En la Sala Lucio Mendieta y Núñez, el presidente del TEPJF, Felipe Fuentes, dijo que la democracia siempre es perfectible, por lo que el gran reto a futuro para los legisladores es implementar una base mínima constitucional a fin de dotar de autonomía e independencia presupuestal, tanto a los organismos públicos electorales locales, como a tribunales electorales locales y al mismo Poder Judicial de la Federación.

En su intervención, Jacqueline Peschard afirmó que la gobernanza democrática tiene que ver no sólo con la existencia de un gobierno unitario, sino que haya elementos de contrapeso que garanticen que la fuerza política mayoritaria no va a aplastar a las minorías, y aclaró que “los electores cada vez tienen menos identificación con algún partido en particular y prefieren ser más estratégicos, actúan como electores independientes más que alineados a corrientes políticas”.

Por su parte, José Woldenberg comentó que el sistema electoral mexicano funciona para lo que fue diseñado, “para que los cambiantes humores públicos puedan sustituir gobiernos por vía institucional y pacífica”. Incluso, dijo, en la última etapa de México, es más fácil ganar desde la oposición, que desde el mismo gobierno.

Finalmente, el investigador y ex consejero electoral Jaime Cárdenas señaló que los órganos de control del Estado tendrán que desempeñar la función para la que fueron creados.