Frausto Guerrero inauguró el XIX Congreso Nacional de Bibliotecas

Cultura

Con el objetivo de no dejar a nadie atrás y hacer asequible el derecho humano a la cultura, se llevó a cabo el XIX Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas, con el nombre “La Biblioteca Pública en la reconstrucción del tejido social”, organizado por la Secretaría de Cultura, a través de la Dirección General de Bibliotecas (DGB).
Durante la inauguración, el pasado 25 de septiembre, la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto Guerrero, resaltó que son los bibliotecarios, invitados principales a este evento, los que con su trabajo abonan a la difusión de la cultura en el país.
“Esta red y esta infraestructura es extraordinaria por los seres humanos, ustedes son esos bibliotecarios que tienen el acceso a esas casas, las más importantes en sus municipios y sus comunidades, porque son las llaves que abren el acceso al universo, al infinito, a la libertad”, afirmó.
Tras resaltar que se trabaja en el diagnóstico para conocer las condiciones de las 7 458 bibliotecas que conforman la Red Nacional de Bibliotecas, afirmó que se trabaja para que tengan condiciones dignas tanto en infraestructura como en variedad y calidad de acervos.
De igual forma, Frausto Guerrero hizo un llamado a las editoriales para que se produzcan más materiales en lenguas indígenas, para tener bibliotecas bilingües y así preservar el conocimiento de los pueblos originarios.
En su oportunidad, Marx Arriaga Navarro, titular de la DGB, presentó la carrera titulada: “Técnico en Bibliotecas Públicas”, en la que los bibliotecarios parte de la Red de Bibliotecas podrán cursar 60 materias, repartidas en cuatro campos de conocimientos: Lenguaje y Comunicación, Procesamiento lógico-matemático, Pensamiento Crítico y Solución de Problemas y Habilidades Digitales.
“Esta capacitación, que ofrece la Dirección General de Bibliotecas, será gratuita para todos los que estén al frente de una biblioteca pública y la desarrollaremos en línea para que las distancias no sean un obstáculo. Con ella esperamos crear más vínculos y conformarnos como gremio”, enfatizó el titular de la DGB.
Agregó, que en los meses que tiene en el cargo ha firmado 18 convenios con universidades del país, que han permitido la capacitación en línea de 1 234 estudiantes para ser promotores de lectura. Además, se puso en marcha el primer catálogo colectivo “Zapata 2.0”, que permite localizar un libro, consultar su temática e identificar, a través de la tecnología de geolocalización, cuál es la biblioteca pública más cercana según la ubicación del usuario, a la fecha se tiene registro de casi dos millones de volúmenes.
Destacó que se realiza un diagnóstico a la Red Nacional de Bibliotecas. A ella se suman cinco recintos más ubicados en Campeche, Guerrero y Estado de México; informó de la entrega de 592 colecciones de libros para el mismo número de bibliotecas en 17 entidades del país, es decir, 142 857 volúmenes.
“Tenemos que identificar cuál es la población que acude a cada una de las bibliotecas y mandar el acervo adecuado. Nunca más debemos aceptar que desde un escritorio se decida la cantidad y la calidad de libros que se envían a cada una de las bibliotecas del país, solo así lograremos que la biblioteca pública participe en la reconstrucción del tejido social”, afirmó.
Luego de la ceremonia, que contó con la participación del director de la Biblioteca de México y la Biblioteca Vasconcelos, José Mariano Leyva Pérez Gay, y de la presencia de la subsecretaria de Diversidad Cultural, Natalia Toledo; el coordinador de Memoria Histórica y Cultural de México, Eduardo Villegas Megías, impartió la primera conferencia de la jornada.
Además de la presencia de ponentes nacionales e internacionales, se realizaron mesas redondas en las que se determinó el papel que las bibliotecas públicas tienen al vincularse con las comunidades; y talleres en los que se trataron temas como: sensibilización para la atención de usuarios con discapacidad, fomento a la lectura en comunidades vulnerables, el papel de la biblioteca en la adquisición de competencias educativas, entre otros. También hubo una feria de proveedores de productos y servicios vinculados al quehacer bibliotecario, además de actividades culturales.