Finalizan diputados análisis del Primer Informe de Gobierno con el tema de política exterior

Deporte

Diputados de Morena, PAN, PRI, PT, MC, PES, PVEM, PRD y sin partido, externaron sus comentarios en materia de política exterior; con este tema finalizó el análisis correspondiente al Primer Informe de Gobierno.   

En la primera ronda, la diputada Beatriz Silvia Robles Gutiérrez (Morena) sostuvo que la política exterior del gobierno federal ha estrechado lazos, construido puentes y fortalecido relaciones con otras naciones. La actual diplomacia mexicana responde con una visión estratégica de Estado a “nuevos tiempos” y enormes retos en temas como la seguridad nacional, medio ambiente, cambio climático, derechos humanos, desarrollo social y cultural, entre otros.

 

Subrayó que “las relaciones con nuestro vecino país del norte han estado tensas últimamente”; sin embargo, el meticuloso trabajo de la cancillería mexicana ha podido desarticular el alza de algunos aranceles como medida coercitiva ante el incremento del flujo migratorio hacia Estados Unidos. Con el gobierno de la cuarta transformación “nos refrendamos como un país libre, respetuoso y sobre todo con dignidad”.

 

Por el PAN, la diputada Ma. Eugenia Leticia Espinosa Rivas consideró que la relación con Estados Unidos se conduce en un marco de presiones, amenazas y estamos dependiendo sobre todo del “humor del presidente Donald Trump”; hay indicios de que el actual gobierno “nos está alejando de una relación de cooperación y nos está llevando a una subordinación”.

 

Estimó que se está ante una administración que en vez de proteger a nuestros migrantes y a los de tránsito, “propone y pone en peligro su seguridad”, al tenerlo en condiciones de hacinamiento y en una espera eterna de resolución de sus trámites. Además, las estancias migratorias son insuficientes y las autoridades correspondientes se ven totalmente rebasadas.

 

En tanto, la diputada María Lucero Saldaña Pérez (PRI) afirmó que México “hoy se encuentra prácticamente aislado del mundo, carente de una política exterior efectiva, proactiva e influyente que garantice la promoción de nuestros intereses ante las demás naciones”. Es evidente, dijo, “que no hay una estrategia de política exterior, mucho menos una defensa de nuestros connacionales”.

 

La política exterior no es una prioridad para este gobierno, no hay resultados. “México está desatendiendo uno de los asuntos más prioritarios para generar crecimiento, desarrollo para la nación y para la cooperación y la paz mundial”. Consideró que se necesita una visión basada en equilibrio, integración e integridad nacional.

 

Del PT, el diputado Alfredo Femat Bañuelos (PT) dijo que su grupo parlamentario respalda al presidente de la República y a la Secretaría de Relaciones Exteriores por la acertada conducción de la política exterior y su vocación conciliadora para proponerse como mediador internacional en la resolución de conflictos, así como su responsabilidad para retomar el activismo internacional que le corresponde a nuestro país.

 

Estimó que se está ante un escenario internacional convulso que “obliga a apostar por una política exterior de Estado e incluyente, que por un lado no escatime en socios y aliados en todas las latitudes”. Consideró que las amenazas e incertidumbre internacionales que caracterizan estos tiempos, “obligan a redefinir las pertenencias y estrategias y nos apremian a prevenir, gestionar y afrontar los riesgos de una manera coordinada, donde el multilateralismo es el mejor de los territorios”.

 

María Libier González Anaya, diputada de MC, criticó las acciones para atender a los 12 millones de mexicanos que radican en el exterior, de los cuales 97.3 por ciento vive en EU y los consulados son insuficientes para atenderlos, pues se redujo el gasto público para atención, protección y asistencia consular de 235 millones de pesos en 2018, a 42 millones en 2019 y “los resultados están a la vista, están en la indefensión al no contar con personal que les asista en la defensa”.

 

La cancillería, señaló, debe corregir porque no ha dado resultados positivos para los connacionales, definir el papel que tomará México y las acciones que guiarán su actuar con Estados Unidos para asegurar la soberanía nacional, respeto al Estado de derecho, desarrollo de las relaciones diplomáticas con visión constructiva y propositiva, en una interacción recíproca de amistad y respeto en donde las diferencias políticas no sean obstáculo para dialogo permanente. Propuso crear el consejo ciudadano de política exterior que democratice la agenda internacional de México para promover la participación de la sociedad civil.

 

Del grupo parlamentario del PES, la diputada Adriana Lozano Rodríguez afirmó que el campo, la tierra y los agricultores deben tener la mejor línea de exportación. “Los granos son competitivos en todo el mundo y la política exterior debe mejorar y proteger sus precios ante la bolsa de Chicago. Hay mercado y oportunidad, invertir en el campo favorece al progreso y el cambio de vida de muchas familias mexicanas”.

 

Añadió que México debe desarrollar una política exterior con visión de largo plazo, establecer nueva línea de comunicación diplomática, totalmente fortalecida, con Estados Unidos, y no contraerse en acciones de corto plazo porque así de temporales serán los resultados”. Se pronunció por trabajar y formar relaciones basadas en confianza mutua con las demás naciones.

 

La diputada Ana Patricia Peralta De La Peña (Morena) afirmó que este gobierno ha atendido el fenómeno de la migración desde una perspectiva que prioriza el respeto a los derechos humanos de los migrantes y su seguridad, e involucra cooperación internacional regional, y ante la situación que enfrenta la frontera norte del país se han impulsado estrategias congruentes con mecanismos nacionales e internacionales de defensa de derechos humanos.

 

Dijo que México está bajo la mirada de todo el mundo, por el paso de grandes grupos de migrantes desde Centro y Sudamérica, ante lo cual ha otorgado apertura y flexibilidad, y demostrado que la migración se puede atender desde una perspectiva humanitaria con respeto a derechos humanos. Se requiere una solución de largo plazo con colaboración multidimensional, intergubernamental y acelerada entre Estados Unidos, México y los países de Centroamérica, así como adoptar un nuevo diálogo que determine un marco de cooperación real y efectivo.

 

La diputada Mónica Bautista Rodríguez (PRD) comentó que el gobierno de la república ha renunciado en esta materia y sólo contiene desatinos, se restan facultades de acción a trabajos que se hacían y que tendrán repercusiones directas en actividades estratégicas como turismo y promoción de inversión extranjera; disminuir unidades  administrativas y oficinas del gobierno en el extranjero, cierra la parte diplomática y quita presencia de México en el exterior, lo cual redundará en menos inversión y turismo, y “mientras mantienen discurso de amor a la patria se entregan a las exigencias del gobierno de Donald Trump”.

 

Destacó que someterse a los designios de Estados Unidos no es hacer política exterior, “es un trágico error que nos supedita al poder del estadounidense olvidando a los hermanos latinoamericanos”. Propuso reencauzar los trabajos que el país ha desarrollado; retomar el papel preponderante que tenía, y la experiencia del cuerpo diplomático; buscar alternativas de vinculación económica y política con China, y la UE, generar contrapesos con Estados Unidos que, aunque es el principal socio, no es el único”.

 

Segunda ronda

 

En la segunda ronda, el diputado sin partido, Carlos Alberto Morales Vázquez puntualizó que la política migratoria ha sido contradictoria y errática. “Empezó con una de puertas abiertas el 28 de marzo y terminó con una servil de contención ante el gobierno de Estados Unidos, aceptando servir como una barrera para los centroamericanos. En derechos humanos, las amenazas del presidente Trump han desatado una crisis en los centros de detención en México”.

 

Subrayó que la decisión de no viajar a foros internacionales y no realizar alianzas internacionales ha afectado la economía de este país.  “La fórmula es clara, si no hay inversión no hay empleos, sin empleos no hay consumo ni ahorro ni bienestar en los hogares. No vamos bien, mejoremos nuestras relaciones con el exterior”.

 

Norma Azucena Rodríguez Zamora, diputada del PRD, indicó que un problema que se ha acentuado en los últimos meses es la migración, mayoritariamente centroamericana. “Las caravanas añadieron tensión a la relación bilateral con Estados Unidos, dado que el presidente Trump considera que es responsabilidad de México impedir que arriben a su país. El maltrato de las autoridades se observa también en las estaciones migratorias mexicanas, pues en estos espacios impera el trato degradante”.

 

Consideró imprescindible que la Secretaría de Relaciones Exteriores exija a las autoridades de Estados Unidos modificar el trato denigrante a los migrantes retenidos, “por un trato humanitario y digno. Es necesario que nuestro país recupere y defienda los principios rectores que por años marcaron su acción”.

 

Por el PVEM, la diputada Zulma Espinoza Mata llamó a revisar las directrices y los resultados alcanzados en la materia. “México se ha caracterizado por cooperar en asuntos de interés bilateral o multilateral para encontrar soluciones conjuntas que promuevan e incentiven el desarrollo regional o global en el mundo. Al revisar el contenido del Primer Informe de Gobierno nos damos cuenta que esta acción sigue ocupando un lugar importante en la agenda de desarrollo”.

 

Reconoció los esfuerzos del país durante este primer año de gobierno. “Estamos conscientes que, en materia de política exterior relacionada con el desarrollo sustentable, la preservación del medio ambiente y el combate al calentamiento global, aún falta mucho por hacer. Seremos vigilantes de dar cabal cumplimiento a la agenda que nuestro país tiene pendiente en estas materias, pues sólo de esta manera se podrán obtener resultados que aseguren el acceso efectivo de las y los mexicanos a un medio ambiente sano”.

 

El diputado Manuel de Jesús Baldenebro Arredondo (PES) subrayó que el gobierno está comprometido en construir relaciones estrechas y respetuosas que generen paz mundial y crecimiento económico, y de acuerdo al respeto a los derechos humanos e intercambio comerciales bajo una perspectiva de entendimiento mutuo y prosperidad compartida. “México aspira a consolidarse como un referente que genere confianza a nivel internacional”.

 

Puntualizó que se ejerce una política exterior humanista, de valores y de principios, con una dimensión basada en las causas globales e igualdades sociales. La proyección, agregó, es “consolidarnos como una potencia regional y mundial, a través de sólidos acuerdos multilaterales; se hace un llamado a unir esfuerzos para resolver las grandes desigualdades sociales ocasionadas por la indiferencia, corrupción y la impunidad”.

 

De MC, la diputada Pilar Lozano Mac Donald resaltó que el canciller ha actuado de manera oportuna ante los agravios de naciones extranjeras al país, pero no es suficiente. “Si desde la secretaría se pretende renovar la política exterior de México, este es el momento correcto para hacerlo; se tiene la necesidad de atender estas coyunturas y transformar la política en una que trabaje de manera proactiva y no reactiva”.

 

La diplomacia mexicana, abundó, debe crear precedentes que redefinan la política de cara a futuras amenazas, procurando las herramientas necesarias para defender el interés nacional en los años venideros. “Nuestra posición geopolítica es estratégica; la vecindad con Estados Unidos deriva en una de relaciones bilaterales más complejas y demandantes para la cancillería”.

 

Claudia Angélica Domínguez Vázquez, diputada del PT, calificó como acertadas las políticas implantadas por el Ejecutivo federal y, en particular, la exterior que va de la mano de la protección de los derechos humanos. “La mejor manera de sacar adelante al pueblo es por medio de acciones justas que permitan el fortalecimiento de los vínculos con las naciones con las que se comparten lazos de amistad y de comercio”.

 

Señaló que la vecindad con Estados Unidos representa oportunidades, pero también retos, “los cuales son cada vez más notorios”. Añadió que el actual gobierno de México, considera que la migración debe ser una opción y no una situación obligada por la pobreza o la inseguridad. “Nosotros apoyamos los principios básicos de la política exterior. No podemos exigir el respeto que no damos a los migrantes que pasan por nuestro país, seamos sensibles a aquellos que por violencia y desempleo deben salir de sus hogares, enfrentando las mafias internacionales”.

 

La diputada María Esther Alonzo Morales (PRI) afirmó que la política exterior está en su peor momento en muchos años. Hoy México no existe en el escenario internacional, el liderazgo regional y global que se había construido con mucho trabajo se ha tirado por la borda en los últimos 10 meses.

 

Puntualizó que los mexicanos que radican en Estados Unidos son blanco de ataques racistas y discriminatorios; el país ha recibido constantes amenazas de ese gobierno que atenta contra la economía nacional, por ello, es necesario que la Secretaría de Relaciones Exteriores sea fuerte, capaz de defender la soberanía nacional así como proteger y garantizar los derechos de connacionales.

 

Carlos Carreón Mejía, diputado del PAN, asentó que, para su fracción parlamentaria, la política exterior debe implicar la toma de decisiones con determinación y estrategia, lograr un México consciente de lo que pasa en el mundo con visión de presente y futuro.

 

Afirmó que es preocupante que la política, más allá de Centroamérica y Estados Unidos, sea ignorada. “Queremos un México con decisiones exteriores activas, multifacéticas y actualizadas. No quitaremos el dedo del renglón para que el país participe de manera constructiva en la toma de decisiones que afectan a los mexicanos”.

 

De Morena, la diputada Teresita de Jesús Vargas Meraz, expresó: la política exterior debe ser instrumento que proyecte las aspiraciones del pueblo y aliente el impulso de los intereses nacionales para colocar a México como un protagonista en el escenario internacional.

 

Puntualizó que la diplomacia mexicana transmite al mundo la profunda transformación que está viviendo, sus resultados y compromiso y las acciones emprendidas por el actual gobierno han sido cuidadosas y oportunas, con resultados positivos que abonan a la distención de la relación y protege los intereses económicos.