En sesión semipresencial, diputadas y diputados de todos los grupos parlamentarios fijaron sus posicionamientos respecto del dictamen que expide la Ley General de Consulta de los Pueblos y Comunidades Indígenas y Afromexicanas.

La ley es un acto de justicia

De Morena, la diputada Inés Parra Juárez dijo que la ley es un acto de justicia y con su aprobación el escenario cambiará radicalmente porque es tiempo de escuchar a los pueblos y comunidades indígenas y afromexicanas.

Tiene por objeto establecer principios, normas y procedimientos para garantizar el derecho a la consulta. “Llegó el momento de consolidar una nueva relación con los pueblos y comunidades indígenas. Llegó el momento de concretar su inclusión y desarrollo; pido su voto a favor para aprobar esta ley, se lo debemos a nuestros pueblos originarios y a México”, añadió.

Es una medida para que no se vulneren los derechos de indígenas

La diputada Claudia Patricia Torres López (PAN) afirmó que el dictamen es relevante porque es una medida para que esas comunidades no vean vulnerados sus derechos en cuanto a recursos y territorios, y porque obtendrán beneficio de todo proyecto o plan que involucre sus tierras, recursos naturales o conocimientos culturales.

Con la expedición de esta ley se cumple con las reformas constitucionales de 2001 en materia de derechos indígenas. “Votaremos a favor porque la consulta indígena ha sido uno de los temas por los que hemos luchado y porque la ley da certeza jurídica de que su opinión será tomada en cuenta en los planes y programas del Estado que los afectan de manera directa o indirecta”.

Necesario, integrar a las comunidades a la vida legislativa

Del PRI, el diputado Jesús Wenceslao Rangel de la O dijo que la ley llega en un momento de necesidad creciente de integrar a las comunidades a la vida legislativa. Agregó que el dictamen es resultado de un proceso de consulta y análisis con los pueblos y comunidades indígenas y afromexicanas.

Puntualizó que este sector de la población es primordial en la construcción de la identidad nacional; sin embargo, es evidente que los desafíos que enfrentan son mayúsculos, sobre todo en materia de protección integral, plena y efectiva a sus derechos humanos fundamentales.

Avanzamos en el camino hacia un México más incluyente

La diputada María Roselia Jiménez Pérez (PT) afirmó que con la ley se defenderá, respetará y preservará el patrimonio de los pueblos indígenas; celebremos esta fecha que marca nuestra historia por la justicia, “un día en el que se le hace caso a la voluntad de miles de mexicanos y mexicanas que durante siglos fueron olvidados, marginados, masacrados y despojados. Hoy avanzamos en el camino de un México más incluyente”.

Subrayó que se dará certeza a la normatividad integral que respalda la autodeterminación y la libre convivencia de estas comunidades. “En el grupo parlamentario estamos convencidos de fortalecer el andamiaje jurídico con el propósito de reconocer la identidad y los derechos esenciales de estos grupos, a fin de lograr su inclusión efectiva y plena en la sociedad”.

Este dictamen subsana una laguna jurídica

De MC, la diputada Julieta Macías Rábago sostuvo que la aprobación de este dictamen significa subsanar una laguna jurídica sobre la que el Congreso ya estaba obligada a legislar por mandato judicial. “Hoy estamos por concluir una de las páginas más destacadas de esta Legislatura”.

Resaltó que garantizar el derecho a la consulta libre, previa e informada es sólo un primer paso en la atención de los profundos rezagos que enfrentan las comunidades en prácticamente todos los ámbitos. Estimó que aún queda mucho trabajo por hacer para garantizar que la ciudadanía indígena y afromexicana tenga condiciones para ejercer con equidad sus derechos.

Esta ley es un gran avance y fortalece los derechos de los pueblos

La diputada Claudia Báez Ruiz (Encuentro Social) aseguró que es poco lo que se ha avanzado en la construcción social y política igualitaria de los pueblos indígenas en México, pues la exclusión, la desigualdad y la discriminación desalientan las oportunidades de desarrollo y bienestar.

Consideró que la ley es un gran avance y viene a fortalecer los derechos de los pueblos y comunidades indígenas; se pretende dotar de una voz plena y efectiva, se establecen los principios, normas, instituciones y procedimientos para garantizar el derecho a la consulta y el consentimiento libre, previo e informado.

Salvaguardado, el respeto a pueblos originarios

El diputado Jorge Casarrubias Vázquez (PRD) dijo que con esta ley se reconoce el derecho de los pueblos y comunidades indígenas y afromexicanas a la consulta libre, previa e informada cada vez que se prevé la adopción de medidas legislativas o administrativas susceptibles de afectarles.

También, agregó, se garantiza que en las consultas se observen los principios de libre determinación, participación, buena fe, interculturalidad, comunidad, deber de acomodo o igualdad entre mujeres y hombres. “La vida interna y el respeto a nuestros pueblos originarios quedan salvaguardados”.

Consultas inciden en la protección de los derechos

La diputada Zulma Espinoza Mata (PVEM) señaló que los pueblos y comunidades indígenas y afromexicanas a lo largo de la historia han quedado rezagadas y en algunos casos marginadas y excluidas, pues en muchos casos no han sido tomadas en cuenta sus opiniones en temas de incidencia nacional que repercuten en sus intereses.

Resaltó que la expedición de esta ley representa un instrumento idóneo con el objetivo de asegurar los mecanismos adecuados para realizar las consultas que tengan lugar, las cuales inciden de forma directa en la protección de los derechos de los pueblos indígenas. Destacó que maximiza la oportunidad que tienen los pueblos y comunidades de comunicar sus decisiones y hacer que éstas sean respetadas.

Discusión del dictamen

Al hablar a favor del dictamen, el diputado Bonifacio Aguilar Linda (Morena) comentó que la consulta a los pueblos y comunidades indígenas es un ejercicio que se ha vuelto habitual en la actual administración. Aseguró que con este dictamen nunca más la identidad y cultura de este sector será motivo de vergüenza, discriminación ni sinónimo de pobreza e inferioridad. “El dictamen es el instrumento idóneo para fortalecer los mecanismos de su participación”.

Vía telemática, el diputado Alfredo Vazquez Vazquez (Morena) consideró que en estos grupos sociales es donde se conservan las riquezas culturales, por lo que es indispensable garantizar su preservación. Apuntó que las decisiones de gobiernos anteriores ocasionaron su desplazamiento social poniendo en riesgo su existencia. “Hoy se da punto final a las imposiciones que se dieron por décadas, para hacer valer los derechos de las comunidades y pueblos indígenas”, señaló.

De la misma bancada, el diputado Rubén Cayetano García dijo que esta ley tiene, además de disposiciones generales, una gran estructura del derecho a la consulta de los principios, características, finalidades y resultados de los procesos y tiene que ver con la materia, tipos e instancias y modalidades de las consultas.

Por el PRI, la diputada Mayusa Isolina González Cauich celebró el trabajo para que esta ley naciera porque hace posible respetar plenamente los derechos fundamentales de las comunidades indígenas. Sin embargo, dijo, antes de tener una ley de este carácter ha habido atropellos, arbitrariedades y se ha afectado a estos sectores. “No hay que hacer caso omiso a lo que nos corresponde en esta Legislatura; la ley de consulta debe ser única y exclusivamente para los pueblos y comunidades indígenas”.

Por parte del PT, la diputada Margarita García García explicó que para el dictamen se realizaron foros, mesas de trabajo y parlamentos abiertos en donde se escucharon y se consideraron todos los trabajos expuestos. “Esta Ley da voz a las comunidades indígenas y afrodescendientes y evitará que se sigan perjudicando sus derechos, patrimonio, identidad e integridad; es un gran paso en su defensa jurídica”.

El diputado Ariel Rodríguez Vázquez (MC) sostuvo que la voz de los pueblos y comunidades indígenas debe ser escuchada en todo momento, “basta de que otros decidan por los pueblos y comunidades indígenas y afromexicanas, reconozcamos su poder y autonomía para participar en decisiones públicas, transitemos hacia una democracia realmente participativa y no sólo para la foto”.