Principal Cultura Federico Gamboa alcanzó la inmortalidad con su novela Santa

Federico Gamboa alcanzó la inmortalidad con su novela Santa

37
Compartir

Federico Gamboa, personaje que alternó la creación literaria con su actividad diplomática, cultivó la dramaturgia, la autobiografía y la novela, siendo este último género el que lo llevaría a la fama con la obra Santa, de la que se han hecho numerosas ediciones y ha sido llevada al cine y la televisión.
Este 15 de agosto se cumplen 80 años de la muerte de Gamboa, a quien se le considera el seguidor en México de la escuela literaria naturalista de los escritores franceses Émile Zola y los hermanos Goncourt, quienes buscaban a través de su narrativa explicar las causas de los males sociales y ubicaban a sus personajes en situaciones extremas.
La publicación de Santa en 1903 fue apreciada por la crítica, que encontró en ella “plasticidad de estilo y maestría”. Sin embargo, la historia sobre el drama de la joven seducida y abandonada que busca refugio en un burdel fue posteriormente criticada por su tendencia moralizadora y edificante.
La famosa novela lleva hasta la fecha seis adaptaciones para el cine y varias para teatro, así como una para la televisión en 1978. Anteriores a Santa son las novelas cortas del libro titulado Del natural (1888) y las narraciones largas Apariencias (1892), Suprema ley (1896) y Meditaciones (1899); posteriormente escribió Reconquista (1908) y La llaga (1910).
Su incursión en el teatro fue con las obras La última campaña, Divertirse, La venganza de la gleba, A buena cuenta y Entre hermanos. En el rubro de memorias destacan Impresiones y recuerdos (1893) y varios volúmenes con el título genérico de Mi diario. De forma póstuma, gracias a la investigación y recopilación de José Emilio Pacheco, se publicaron otros dos libros de estos Diarios en1995 y 1996.
Gamboa, cuya trayectoria diplomática lo llevó a desempeñarse como delegado en la Conferencia de Derecho Internacional Marítimo (Bruselas, 1909), embajador de México en España (1910-1911), secretario de Relaciones Exteriores (1913), además de ocupar diversos cargos en Argentina, Brasil y Estados Unidos, ingresó a la Academia Mexicana de la Lengua como miembro de número en 1909; fue el 2° ocupante de la silla XVII y director del organismo a partir del 10 de julio de 1923, después de José López Portillo y Rojas.
Además, ejerció la docencia en la Escuela Libre de Derecho, en la cual impartió la cátedra de derecho internacional público y en la Escuela Nacional Preparatoria dio clases de literatura castellana.
También fue maestro en la Facultad de Altos Estudios, después llamada Filosofía y Letras (UNAM), en la que impartió las asignaturas de literatura española e hispanoamericana de los siglos XVI, XVII y XVIII; literatura castellana contemporánea y literatura mexicana. En 1935 la UNAM le concedió el grado de doctor honoris causa.
Tras su fallecimiento en 1939, la fama y prestigio de Federico Gamboa se vio opacado por la irrupción de la llamada novela de la Revolución Mexicana, representada por Arturo Azuela y Martín Luis Guzmán.