A pesar de que el director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) intente minimizar la falsedad del documento que difundió al excusar que “no tiene nada que ver” con el supuesto incendio ocurrido, es una burla a la sociedad mexicana que presente material apócrifo para justificar sus errores, además de un grave delito que no debe ser pasado por alto, afirmó Jesús Zambrano Grijalva, Presidente Nacional del Partido de la Revolución Democrática. Su reclamo se suma a la exigencia que ha hecho la Alianza Federalista para que se investigue a fondo el hecho y se castigue a quienes resulten responsables.

El líder perredista acusó a la dependencia de deshonestidad e ilegalidad después de que Protección Civil de Tamaulipas desmintiera la veracidad del oficio presentado por la CFE para justificar el apagón que el pasado 28 de diciembre dejó sin servicio a 10.3 millones de usuarios. Por este motivo, coincidió con la exigencia que a través de la Alianza Federalista también ha abanderado el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, quien afirmó en redes sociales que “exigimos respuestas y una sanción ejemplar a los responsables por esta lamentable falla, así como por la falsificación de documentos y la conducción errática de la crisis por parte de las autoridades competentes”.

Ahora que se ha revelado la falsedad del oficio, la empresa estatal ha intentado culpar a las generadoras de energías renovables como responsables del apagón. Según argumentó la dependencia, el uso de las redes de transmisión y distribución de la CFE por parte de este tipo de producción generó un desbalance que ocasionó la falla. Sin embargo, esta postura no es una respuesta clara al corte de electricidad, sino una evidencia de la ideología arcaica de la dirección de la productora estatal, quien aún se resiste a emplear modelos sustentables en beneficio del medio ambiente.

“Desde que sucedió el apagón, se advirtió que CFE buscaría culpar a las generadoras de energías renovables y así deshacerse de ellas. Nuevamente CFE no está brindando una explicación convincente de lo sucedido, está exhibiendo una postura ideológica”, explicó el líder perredista.

En este sentido, Jesús Zambrano Grijalva recriminó al Gobierno Federal obedecer a intereses políticos y no a razones técnicas, científicas ni sociales al mantener a la cabeza de la empresa estatal un régimen conservador y corrupto. Finalmente, recalcó que la actuación de la Alianza Federalista es una muestra clara de que en el país se están conjuntando diversas fuerzas ciudadanas y políticas para evitar que el gobierno morenista, encabezado por el Presidente de la República, siga haciendo un uso abusivo del poder.